miércoles, 25 de diciembre de 2013

LIBRO 3 No. 16 AMAR DE VERDAD A DIOS NO CON FALSEDAD

 

“ Amar de verdad a Dios, no con falsedad”

 

AMAR A JESUS

 

Amados hermanos, he aquí el Dios que se inmola por amor.

¿Porque, de qué le servirá al hombre tener todos los tesoros y glorias aquí en la tierra si se pierde su alma? ¿De qué le servirá sino llega a entender o tratar de comprender este gran amor del Dios amor? Yo se que lo amáis, mas os pido le améis de verdad.[1]

Haceos esta pregunta y reflexionad con sinceridad, no sea que creáis amarlo y sólo por fuera le decís que lo amáis, pensando que a los hombres los engañaréis y a vosotros mismos, mas a Jesús, a Dios no lo podéis engañar.

Y así pasaréis la vida viviendo engañados tontamente, porque así es el hombre, le gusta estar engañando, le encanta a él mismo ponerse trampas, disculpándose tontamente y así aprobar las cosas que sí dice amar, pero por dentro sabe bien que a la persona que les dice amar les miente, quien dice amar y no muestra con hechos ese amor hacia sus hermanos miente.

Prometer no empobrece, decís y así se ha creado una mente mentirosa y cae en la trampa él mismo y así cree que es sincero, sabiéndolo se engaña.

Díganme hermanos. ¿Qué puede ser esa alma de buena, si toda su vida se basa en la mentira, cómo podrá tener en su corazón al Dios que es la verdad misma? ¿Cómo podrá tener la luz si sólo obscuridad tiene dentro?

Es tiempo hermanos míos que os deis cuenta de la falsa vida que vivís, que lo que está a vuestro alrededor no os lleva a la eternidad. ¿Qué esperáis para ya vivir desde aquí el cielo? pues imitando a Jesús, sólo así podréis estar en el camino, podréis vivir en la verdad, en la luz y así tendréis la vida eterna.

¡Que os debéis quitar ya la venda de los ojos! y que vuestra vida sea lámpara para alumbrar a los hermanos, que son millones los que viven en la obscuridad; sed ejemplos, sed con vuestro vivir los que haciendo veredas los conduciréis a la verdad que es Cristo Crucificado.

Este retiro sea para que ofreciendo las horas de la noche veléis a vuestro Padre, que está allí aguardando la respuesta de ese corazón duro y frío que es el vuestro, para así con esa entrega total El os llene de fuego de amor para infundiros el amor eterno, el amor ardiente, el amor puro que hay en su amantísimo Corazón y que teniendo todo esto que os hace falta os améis como verdaderos hermanos.

1981

Sagrado Corazón de Jesús.

Siervos del Divino Amor.


[1] Marcos 8:36

Pues ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si

arruina su vida?

miércoles, 18 de diciembre de 2013

LIBRO 3 No. 15 DONDE HAY PEQUEÑOS LA PROVIDENCIA DIVINA JAMÁS FALTA

 

"Donde hay pequeños la Providencia Divina jamás falta"

 

MADRE TERESA CON NIÑOS

 

Amados de Jesús saben que al Señor nada se le oculta y si creéis que os podéis burlar del Señor os lo digo hermanos para el Señor nada está oculto, El lo sabe, lo ve todo, así corrijáis ya, es tiempo.

Esto es lo que dice también el que esta recorriendo la tierra, corregíos ya, pedid perdón porque vuestros días están contados y es urgente que os deis cuenta.

¿Porque la hipocresía, la falsedad? Eso es lo que más duele al Señor, estáis diciendo con la boca te amo y con las obras te odio, ese no es amor, sois tan falsos como las monedas que tienen una cara por un lado y por el otro tienen otra.

Yo les pido hermanos que os deis cuenta que el que dice amar al Señor y no ama a sus semejantes miente y de esto se darán cuenta algunos demasiado tarde, me duele como padre que no entendéis.

Jurasteis obediencia, pobreza, castidad y cuantos creen que con un te amo ya cubrieron todo esto, no, no, os lo digo, no deben ustedes creer que ya cumplieron que con una limosna dándola delante de los demás para que os vean que ya cumplisteis con ayudar, con quedar bien. Sobre todo decís tengo testigos de que yo cumplía.

¡Ah hijitos! sabéis bien que el que se exhibe dando ayuda como limosna eso de nada sirve, porque no la dio por amor, así pueden dar millones o todo lo que posean, sino lo hacéis por amor a Dios, de corazón, nada os valdrá, pues da más el que da una pequeñez pero con amor y no la publica, ni la cuenta.

¡Ah! hijitos si creéis que ya tenéis muchos tesoros estáis vacíos. Oíd bien, esto lo digo por los que creen ya haber hecho mucho.

En Egipto el tiempo que estuvimos, es verdad, fue corto pero como siempre mi corazón confiaba en mi Padre, el cual siempre me dirigía en todo y mi espíritu estaba dócil a las inspiraciones de Dios. Y los habitantes nos acogieron con amor y yo tuve no mucho trabajo, pero modestamente tuvimos no lo necesario, pero si nunca nos quedamos sin tener el pan del día, porque donde hay pequeños la Providencia Divina jamás falta.

Es por esto que les digo: ¡ah! de los padres que han deseado mas lo material que la voluntad del Padre ¡ah! si os dierais cuenta de la Divina Providencia, jamás dudaríais de ella.

Los ídolos cayeron sí, a las plantas del Niño Jesús porque así tenía que ser, porque los dioses falsos cayeron desmoronados al estar Dios y a eso vino.

1980 Diciembre 28, 5:45

Señor San José

Siervos del Divino Amor

miércoles, 11 de diciembre de 2013

LIBRO 3 No. 14 DEBÉIS CUMPLIR MI VOLUNTAD AMÁNDOLA

 

“Debéis cumplir Mi Voluntad amándola”.

 

 

imágenes-de-la-Virgen-de-Guadalupe-Reyna-de-México-y-Emperatriz-de-América-Lupita-12-de-Diciembre-La-Guadalupana (11)

 

Hijitos míos, que lo más importante para vosotros sea que Yo reine en vuestros corazones, pues saben que el que me abre las puertas tendrá que cumplir mi voluntad amándola; que Yo os digo, de qué le servirá al alma recibirme pero no persevera, ni desea mi presencia, pues en cuanto me recibe me rechaza.

Es tan pobre mi estancia en esos corazones que como ráfaga paso y me dejan seguir sin quedarse con mi presencia.

Eso hijos, os pido que os deis cuenta en que Yo soy desechado fácilmente, que no os ponéis a pensar que son tantas las oportunidades que os doy a todos y que no las aprovecháis, que no queréis mi Voluntad, sino la vuestra, dejándome a Mí y desapareciendo vosotros, para que así mi Reinado sea duradero y así llegue a ser eterno.

Mi Madre ama eternamente y es por ello que vive toda una eternidad…

6 de enero, 1980

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 4 de diciembre de 2013

LIBRO 3 No. 13 VUESTRO CORAZÓN DEBE SER SEMEJANTE AL MÍO

 

“Vuestro corazón debe ser semejante al Mío”.

 

 

CORAZON DE JESUS5

 

¡Oh! Hija mía, esos incendios que sientes en tu corazón son chispas que se posan en tu corazón, las dejo escapar del mío para que el tuyo sea abrasado en amor. ¿Sientes que tu corazón desfallece de tanto amor? Obra mía es, hija mía, pues teniendo en tu corazón ese amor, me das Gloria y consuelos a mi amante Corazón, el tuyo debe ser semejante al mío.

Mira, (...y Jesús me enseñó ardiendo en llamas su Corazón y me dijo...) ¿Soportarías tú este horno en el tuyo? ¡No! Porque el tuyo es pequeño y es limitado. Me dices morir de amor al sentirte arder del fuego, pues compadécete del mío, lo tuyo son pequeñas chispas y lo mío es un horno abrasador, todo este fuego lo tengo para dároslo, mas nadie lo desea, son tan pocas las almas hijita que lo reciben con alegría, que si te dijera el número de los que lo tienen te espantarías. Es por esto que este fuego me quema, me martiriza hija mía, anda, dame tu corazón pequeño y limitado y te doy mi Corazón en cambio, sin límites, para amar porque cuando encuentro almas que deseen mi fuego me desbordo y las calcino en este Divino Amor, por eso locos llaman a los míos, porque sólo locuras incomprensibles para los demás serán. Mi Amor es divino y uno las almas en este fuego y es tan grande esta unión conmigo que llegan a ser un solo corazón con el mío, un solo latir, un solo suspirar y así ya unidos, sólo Gloria a mi Padre podréis dar. Mi Madre goza al unirse en este fuego abrasador.

¡Ah! Cuántos hija mía dicen amarme, sobre todo entre mis escogidos, y esos, hija mía, con sus traiciones hacen que mi fuego sea más abrasador.

Si Yo sólo ternuras os doy, si sólo amor os doy, ¿qué les he hecho para recibir sólo traición? Decidme si Yo los he ofendido, decidme en qué os he fallado.

Aquí me tenéis como limosnero a las puertas de vuestro corazón, cuántos portazos recibo, cuán fríos están vuestros corazones. Si estáis a dos pasos de este horno, ¿por qué morís de tedio, de tristeza y de desaliento? ¿Qué no os dais cuenta que Yo os estoy esperando? No me canso de esperar al pecador y mis brazos estiro para alcanzaros y no queréis venir a Mí, si pensáis que sois indignos, que miserias sois, venid, estrechadme en ese corazón, pues Yo os amo con todas vuestras miserias, dádmelas todas que Yo las transformaré. Acaso esperáis ser santos, ah hijitos, si sólo en Mí encontraréis la perfección, ustedes no son los que me llaman, que os digo: en verdad que Yo he sido el que os llamó primero. Que nada os detenga ya, que mi Corazón ansía estrecharos ya. Yo no me fijé en vuestra sabiduría, para qué me sirve a Mí, si sólo os pido amor, vuestro corazón hijos, vuestro corazón, eso es lo que os pido Yo.

¿Ven el sol, las estrellas, las miles de galaxias? Dueño soy Yo, oíd los trinos de las aves, contempla la creación completa y aún lo que no alcanzáis a ver, todo es por vuestro amor.

5 de enero, 1980, 7:15 p.m.

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 27 de noviembre de 2013

LIBRO 3 No. 12 SOCORRED AL HERMANO VIÉNDOME EN ÉL A MÍ.

 

“Socorred al hermano viéndome en él a Mí”.

 

SAN VICENTE HACIENDO CARIDAD

 

Hijita mía, sabes que Yo soy Amor y dime ¿quién de aquél que ha sabido de mis ternuras, de mis dulzuras me vuelve la espalda? ¡Ah! Hija mía, son tan pocos los que corresponden a mi Amor, a mis gracias, cuántos hija mía tienen sobre su cabeza la muerte, que contados están ya vuestros días, qué poco caso hacéis de ello.

Fíjate en estos momentos cómo corren y se afanan en compras, en quedar bien con el pariente, con el vecino, pero no por amor, sino por el qué dirán, por compromiso.

Cuántos hay, hija mía, que el buen día se lo dicen con falsedad, se dicen buenos días con la boca mas no con el corazón, sonrisas falsas, mentirosas, que creen poder engañarme, pobres almas, cuánta hipocresía, qué vacíos tienen sus corazones, compras y más compras, mas al de enfrente que no tiene para comer a ese lo ignoran, le sacan la vuelta, porque ese pobretón no es de su linaje. ¡Ah! Hijita, si supieran que a ese de enfrente Yo lo puse delante de ellos para que dieran algo de lo que Yo les he dado, no como limosna, pues lo que desea ese pobre olvidado, desamparado, unas palabras de amor, de aliento. Ni eso hija mía tienen para dar a sus hermanos los pobres y necesitados. Un “te amo hermano”, ni eso hija mía, saben que mi Corazón sufre por ver que no desean imitarme, que Yo bajé, dejé todo mi Reino para llegar a entregarme al corazón del más pecador, pobre, sí para enseñaros a amar la pobreza, para que os deis cuenta que allí entre los más pobres y necesitados estoy Yo, porque en el dolor me encontraréis más fácil que en la alegría, en el ruido mundanal, porque el pobre sólo pide por necesidad y os da la oportunidad de ayudarle y así Yo os recibo con las manos callosas, pobres y andrajosas, un mendrugo de vuestro pan.

Saben que Yo os amo a todos por igual, mas os di riqueza a unos para que penséis en el hermano que no le di esas riquezas materiales y así, teniendo la caridad en vuestros corazones, a mí me tendréis.

Me gustan los corazones generosos, pues cuántos los hay que piden para dar y socorrer al hermano viéndome en él a Mí.

Mi Madre siempre socorría al pobre y necesitado.

Yo los bendigo y amo.

7:00 p.m., 20 de diciembre, 1979

 

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 20 de noviembre de 2013

LIBRO 3 No. 11 COMO CORRESPONDÉIS VOSOTROS A MI AMOR

 

“Cómo correspondéis vosotros a Mi Amor”.

 

AMOR DE JESUCRISTO

 

Al recibir a Jesús en la Comunión, Jesús me dijo:

Hija mía, amada mía, piensa en mi Misericordia, medita sobre ella y te pido que te abandones a Mí, que te des cuenta del inmenso Amor que os doy.

Piensen en cómo vosotros habéis correspondido a tanto amor. Si en todo momento pensáis que estoy con vosotros, que os puede faltar si a Mí me tenéis; que jamás en el alma que se me entrega verdaderamente debe haber angustia, porque el que a Mí me tiene como Padre, como hermano, como amigo, debe tener en su corazón la paz que os doy, la felicidad que sólo de mí viene, la confianza que debéis tener de mi Amor.

Pensad que cuanto más os abandonéis a Mí, más os llenaréis de Mí y así desearíais únicamente mi Gloria y así dándome Gloria os llenaréis de felicidad, de Amor, de gozo, porque no hay mayor felicidad, ni mayor gozo que el que agrada al amado. Saben que todo, todo lo que Yo hacía en la tierra era para dar Gloria a mi Padre, jamás pensé en mi Gloria, sino en la de mi Padre y así como mi Padre me glorificó, Yo a Él le di toda Gloria.

Así vosotros debéis pensar en la Gloria que daréis al Padre y así correspondiendo, desprendiéndose humildemente, seréis vosotros glorificados por el Padre, siendo uno solo con Él.

Meditad hijos en que os debéis preparar para mi llegada, para que así dándome Gloria se la den a mi Padre, amándoos unos a los otros, pensando en que sois hermanos, hijos de un solo Padre y así tengáis la paz de los hijos de la luz, dando así luz para los que estén en tinieblas, siendo vosotros camino para los demás y así formando veredas lleguen a Mí, que soy el único camino por el cual llegaréis a dar Gloria a mi Padre.

Mi Madre os guiará.

2 de diciembre de 1979, 11:50 a.m.

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 13 de noviembre de 2013

LIBRO 3 No. 8 PEDID POR TODOS VUESTROS HERMANOS

 

“Pedid por todos vuestros hermanos”.

 

OREN POR SUS HERMANOS

 

Mi pasión en mis sufrimientos que Yo he pasado por cada uno de ustedes.

Yo sé que me amáis y deseáis que mi Corazón sea amado por muchos, esto hijitos es una gracia, es un Don que Yo os he dado para que no caigáis en egoísmo.

Pedid, sí, por todos vuestros hermanos, los más queridos de vuestro corazón, por los que os hacen la vida pesada, a veces insoportable, pues recordad que Yo pedí perdón por todos aquellos que me golpearon y escupieron, por aquellos que me azotaron con furia y por aquellos que conociéndome se hacían disimulados.

Así sea vuestro corazón lleno de caridad por aquellos que necesitan perdón de vuestros corazones.

Yo los bendigo y mi Madre, que es vuestra.

1979

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 6 de noviembre de 2013

LIBRO 3 No. 7 DÍA DEL SAGRADO CORAZÓN.

 

“DIA DEL SAGRADO CORAZÓN”

 

SAGRADO CORAZON

 

¿Saben hijitos? Que hoy desea Mi Corazón os sintáis en Él, que os deis cuenta que vivís en Él; que este fuego que en Él hay, lo tengáis en vuestros corazones y lo irradiéis a vuestros hermanos, porque este fuego no se puede guardar, es para que abrase toda la tierra.

Pedid, os digo, pedid y no os canséis de pedir por vuestros hermanos. Recordad que estáis en el corazón de Mi Madre y que junto con ella, me estáis amando. ¡Es tan grato que mis miserias me amen! ¡Amadme, consoladme, que sean menos los sufrimientos que todo Mi cuerpo padece!

¿Saben? Pensad en las delicias, en las delicadezas, en las dulzuras, en el gran amor que os brinda Mi Amante Corazón. Vosotros pequeños míos, sentid, vivid, estas gracias y dones.

Saben, que os amo con locura, que esto es para todos, que Yo soy Amor y Misericordia y que en esta locura desea que sean recibidos y aprovechados estos dones de vida eterna.

Pensad que Mi Corazón es el único objeto por el cual vivís, por el cual morís. Sean dadas estas gracias a los pobres y humildes, a los mansos, a los que creen, a los que me digan “SI” rotundamente.

Con todo y miserias entráis a este cielo y os transformaréis y vuestros pobres corazones tendrán imagen y semejanza de este amante Corazón: manso, humilde. Os lo brindo, os lo doy.

¿Verdad que lo tomáis? Tomadlo en nombre de todos vuestros hermanos que se resisten, que no ven ni oyen, porque por medio de vuestra nada, Yo haré maravillas, para que así resplandezca más Mi Gloria y sea alabado Mi Padre y glorificado.

Porque por medio de ustedes, Mi Madre se os anunció, que serían ensalzados los que se humillan, socorridos los pobres y sería socorrido Mi pueblo como se os había dicho y prometido; que los ricos serían humillados y socorridos los necesitados, los soberbios serían desterrados, la gloria sería de los humildes.

Mi Madre, “Reina de los Profetas”, os lo dijo y Ella sea alabada y amada por todas las generaciones por los siglos.

Saben que os amo. No me detengan en la puerta de vuestros corazones. Dejadme ya entrar. Tengo frío. Permitidme entrar, Yo que soy fuego, deseo calor de vuestros pobres corazones. Estoy tiritando de frío, de ver tanto hielo en los corazones.

Tú, al menos, alma mía, ámame, sé mi refugio. Brindadme tus mismas miserias. Abandónate a Mi Amor, que es delicia, que es miel, que sólo en él, unidos, tu amor y el mío, llegaremos a contagiar e irradiar a tus hermanos, a las almas amadas de Mi Corazón.

Sed chispas y brincad con júbilo a incendiar tantos corazones que están fríos. Sed portadores míos, de este fuego que ya no cabe en Mi Corazón y que deseo que todos participen de este fuego.

Yo les pido amor y ese amor dadlo a los que no conocen el amor, a aquellos que están solos, que no conocen las llamas ardentísimas que enloquecen, que abrasan, que arrebatan a Mi Corazón.

Al menos vosotros recibidme en vuestros miserables corazones, que tengo hambre, que tengo sed de ser amado, de ser correspondido. Confiad en Mi inmensamente, confiad.

Demostradme ese amor con vuestra confianza absoluta, con ese abandono que Mi Corazón os pide y os enseñó Mi Corazón.

Yo los bendigo.

(Respuesta a Jesús)

¡Oh Jesús! Quienes somos sino las miserias, la nada. Perdona, ¡Oh Amado Mío! Si al entrar Tu sólo encuentras frío, Tu que eres el fuego mismo. Tú, llénanos de él, para que así seamos antorchas con este fuego y que donde haya tinieblas, seamos luz, donde haya frialdad demos calor con tu fuego, donde esté el error, llegue la verdad, donde no haya amor, por ti Señor, los llenes de amor, donde haya tristeza, demos alegría y donde haya muerte, llegue la vida eterna con tu amor.

¡Qué tu seas ya el que por medio de nuestras miserias sea el que resplandezca, que ya seas Tu en cada corazón, que no vean sino a Ti, que no oigan sino tu voz Señor. Que todo esto sea por ese amor que te brindamos por medio del Corazón dulcísimo de tu Madre, porque sólo unidos con él, podremos brindar ese amor único que te consolará y el que te podrá satisfacer. Me uno y quiero, Señor, que todos seamos tuyos.

Madre mía, para que tu seas, la que por medio de tu corazón digno, seamos admitidos a ese Amantísimo Corazón de tu Hijo.

Que nuestro Jesús, sea amado, alabado y adorado, ese Corazón que es fuego, Amor y Misericordia, que sea recibido por todo el mundo y así sea ya Tu Reino, que estamos pidiendo y deseando.

2 de junio de 1978. 11:20 a.m.

 

Sagrado Corazón de Jesús

 

Siervos del Divino Amor

miércoles, 30 de octubre de 2013

LIBRO 3 No. 6 CORAZÓN DE MARÍA

 

"Corazón de María".

 

CORAZON DE MARÍA INMACULADO

 

Hijitos pequeñitos de mi corazón, yo, vuestra Madre la cual amáis, os digo que mi corazón está lleno de las gracias de mi amado Hijo y os pido que todas vuestras oraciones las ofrezcáis en desagravio por tantas ofensas al Corazón de mi Hijo y os digo enmiéndense.

Ya no pequen porque Mi Hijo es ya demasiado ofendido y os digo ámense, ámense mucho porque son hijos del que es amor y así debéis ser amor, como lo es vuestro Padre y que esto que hacéis para alabar al Padre celestial lo hagáis con gran fe y amor.

Yo os he tomado de la mano, déjense guiar dócilmente porque yo deseo ser siempre la que os lleve al Corazón de mi Hijo y así seáis las flores del jardín de mi amado Hijo y con la caridad, con el amor que tengáis a vuestros hermanos, os llenéis del perfume que agrada al Padre Amantísimo, el cual es halagado por vuestras oraciones.

Yo los bendigo pequeñitos, nada temáis porque estoy aquí, vuestra Madre, la cual siempre está a vuestro lado.

 

1977 Mayo 8, 2:20 de la mañana

Santísima Virgen María

Siervos del Divino Amor

miércoles, 23 de octubre de 2013

LIBRO 3 No. 5 LO QUE LE HICIERON A JESÚS DURANTE SU PASIÓN

 

“Lo que le hicieron a Jesús durante su Pasión.”

 

ECCE HOMO3

Hijitos míos: Han de saber que, encendido en llamas divinas y abrasadas con fuego de inmenso amor y caridad, me entregué voluntariamente a padecer por mis más crueles enemigos.

Me aprehendieron de noche como el más facineroso ladrón y el más sanguinario criminal, dándome golpes y empellones, me pusieron bajo sus pies. Cayendo boca abajo me ataron las manos atrás, apretaron tan fuerte que los lazos desollaron mis muñecas y empecé a sangrar.

Al cuello me pusieron una gruesa cadena, tan pesada que me impedía la respiración, así fui llevado con gran rabia y gritería de tribunal a tribunal.

En la casa de Anás, un hijo ingrato levantó su mano armada con un guante de hierro y me dio terrible golpe, recia bofetada en el rostro que me derribó a tierra, la sangre corría por mis mejillas, ojos, nariz, boca y oídos.

Caifás me trató de blasfemo, me escupió en el rostro, otros tiraron de mi barba y otros de los cabellos. Recibí pescozones, bofetadas, toda clase de oprobios.

Pilatos me mandó azotar como a vil y miserable. Fui desnudado y atado a la columna, donde recibí miles de azotes, con látigos y garfios que abrieron mi carne, la arrancaban a pedazos hasta llegarse a ver mis huesos, mis costillas descarnadas.

Cuando cortaron los cordeles caí en el lago de mi sangre, sin aliento y casi sin vida, aún recibí puntapiés y más golpes.

Después me vistieron con un pedazo de jerga colorada, desecha y llena de basura, sentaronme en una silla y con burlas me coronaron, apretando la corona reciamente con unos palos, de modo que entraban las agudas espinas hasta llegar a los huesos y otras rompiendo la carne salían por la frente y entre las cejas

Así mi cabeza quedaba sangrante. Me pusieron por cetro una caña en la mano y me decían con gran burla y crueldad “¡Salve, oh Rey de los judíos!” y toda clase de oprobios, me escupieron y daban puntillones, otros se quitaban los zapatos y me daban con la suela en la boca, otros me quitaban la caña y daban sobre la corona y la apretaban más.

Lloré amargamente y derramé lágrimas, no de agua, sino de sangre y se mofaron al verme vestido de burlesque Rey, con las manos atadas.

Una viva llaga era todo mi cuerpo, goteaba sangre de la corona y de todo, tan desfigurado que no tenía figura de hombre.

Después me ponen mi propia ropa y me cargan con un pedazo de madero muy pesado, pero que lo tomé con gran amor, a pesar del dolor que sentía, caminaba con las rodillas temblando, el cuerpo hinchado y se inclinaba con el peso de la cruz.

La cabeza sentía que se despedazaba por tanta espina atravesándola, mi cabello se enredaba con la soga que llevaba en la garganta atada, de la soga tiraban con fuerza, mis pies descalzos y llagados.

En presencia de mi Madre me arrastraron por el suelo y para levantarme me dieron fuertes empellones y vi a mi Madre Santísima cómo se abría paso para ir a consolarme y, al acercarse ella, mis tormentos los sentía más crueles, pues no quería que ella me viera en ese estado, porque sabía que su corazón era atravesado por la espada del dolor.

Ella me abrazó y sus caricias me consolaban, porque las caricias de una madre son frescura. La arrancaron de mis brazos y ella se desmayó por el dolor.

Así fue como poco después un hombre llamado Cirineo me ayudó, más que por amor por fuerza, pero después sentí su compasión, así llegué al Calvario.

Desnudáronme con rabia y me arrancaron la túnica y con ella la carne que se había pegado a ella y así avergonzado por mi desnudez me recuestan sobre mi espalda llagada, sobre mi cruz amada. Con gran amor extendí mi brazo derecho y me descargaron fuertes martillazos que me hicieron estremecer.

Tiraron con gran fuerza para extender el otro brazo hasta descoyuntarme los huesos.

Después fueron mis pies, voltearon mi cruz boca abajo para asegurar más clavos. Lastimaron más mi boca con las turbas piedras, me levantaron en alto y me dejaron caer bruscamente en el hoyo de un peñasco.

Así mi cuerpo sangraba copiosamente y quedó con más de cinco mil heridas, sentí gran sed y pedí agua y me dieron hiel con vinagre. Cumplí con amor la obra de la redención del mundo. ¡Oh hijos míos! Cuán caro me habéis costado.

El dolor de mi Madre fue indescriptible, os pido que hagáis una novena de los dolores, os pido que cada viernes leáis frente a mi Sagrario y mi imagen de Jesús sacrificado: “Por tu Pasión Jesús mío, abrazadme en vuestra Cruz de Amor.” (Esta jaculatoria es ya conocida.)

A San Juan Evangelista reveló mi Madre tres privilegios que he concedido a quien me imite en todo aquello que sea abrazar su cruz con amor, como Yo lo hice.

Primera: Contrición verdadera de sus pecados.

Segunda: Asistencia de mi Madre en su última hora.

Tercera: Que mi Madre impetrase lo que pidiere para estas almas.

7 de abril de 1976, 2:00 p.m.

Sagrado Corazón de Jesús

A Ernestina en la Agencia Gayosso.

Siervos del Divino Amor.

miércoles, 16 de octubre de 2013

LIBRO 3 No. 3 HAGAN ORACIÓN

 

"Hagan oración".

 

 

COMUNIDAD EN ORACION

 

Haced oración por todo el mundo, que vuestros corazones sean generosos.

Pedid por mi hijo, el Papa, que se siente solo.

Rezad por toda la Iglesia y, porque no, pedidme por vuestros enemigos, que son los míos.

Pedid perdón por vuestros pecados, por tantos sacrilegios, por tanto abandono y desamor por su Dios.

La indulgencia la recibís de mis manos, y junto con María mi Madre os damos nuestros corazones, abrasados en el fuego eterno del amor.

Siervos del Divino Amor

miércoles, 9 de octubre de 2013

LIBRO 3 No. 2 EL INFIERNO

 

El Infierno.

 

EPULON EN EL INFIERNO

 

Así como el Bien Supremo es Dios, que es un gozo que no se puede describir, pues así es este mal, tan grande causado por el pecado, que ni siquiera se lo pueden imaginar.

El mal mas grande, que ha sido causado por el pecado por el abandono a Mi su Creador, Fuente de agua Viva, y por su necedad, prefiriendo alejarse y abandonarse a las criaturas.

Por esto allí será ojo por ojo, diente por diente, allí el condenado será castigado por el tormento de no haber conseguido el cielo y por no desearlo. Con sus obras perdió el Bien Eterno, para lo que se le había dado la vida. El Bien Eterno es poseerme en plenitud eternamente. Y ahí se le estará acusando de todo aquello con lo que él cooperó para sufrir eternamente.

Por esto Yo sufro cuando un alma se pierde, porque Yo lo crié y lo amé, desde la eternidad, para que unido a Mí gozara y jamás di la vida para que se condenara.

El infierno es algo que el ser humano no entiende, porque los sufrimientos en la tierra no se comparan con ese sufrimiento de culpa de vivir alejados del Bien Supremo, es un tormento de siempre y para siempre.

El que lo ha contemplado por segundos, porque Yo lo he permitido, siente la muerte por el dolor intenso de contemplar tanto suplicio.

Yo les digo mediten esto con gran temor de Dios. Porque Yo les he dado la vida para ser santos no deseo que el pecador muera sino que pida perdón y se salve.

El infierno es causado por el pecado y por eso muchos ya lo viven desde la vida teniendo falsa paz porque están ciegos y corren en una carrera loca hasta el abismo. ¿Cuantos Yo rescato en las puertas del abismo? Cuando ellos ven con horror hacia donde van a caer. ¡Cuántos se pierden y resbalan sin desear Mi Amor en esos momentos de la muerte!

Por esto cuando un pecador se convierte hay fiesta en los cielos, Mi Corazón se llena de alegría, porque no cayó en el infierno una eternidad.

Sagrado Corazón de Jesús.

Siervos del Divino Amor

miércoles, 2 de octubre de 2013

LIBRO 3 No. 1 EL CIELO

 

“El Cielo”.

 

JESUS CIELO

 

Yo los amo tanto que quise que participaran de Mi Gloria. Me dices que te diga: ¿Como es el cielo? Os digo venid, benditos de Mi Padre a gozar del cielo prometido, del cielo alcanzado, del cielo conquistado por Mi, que siendo uno conmigo en la tierra, ya estaban gozando estas almas de este cielo el poseerme a Mí es ya tenerme a Mi en el Amor.

Por esto el que me ama, en verdad y en espíritu está en Mi. y Yo en Él. El Cielo es un lugar de Luz de Amor Eterno, Juan lo vio y algunos estando en la tierra han contemplado este lugar de delicias, de paz, de Vida Eterna.

Cuando un alma es digna de entrar al cielo ya desde la tierra irradia este cielo porque un alma en gracia es semejante a Dios. Y la luz que allí emana y de la que todos reciben es de Dios.

Allí no hay dolor, allí ya no hay llanto, allí es felicidad siempre, sin interrupción. Porque se ha roto con el mal, con la muerte, con lo que el alma sufría, allí todo es amor, todos unidos adoran, alaban, ensalzan a Dios.

Los lugares allí para los justos, para los santos, para los amantes del Corazón de Jesús, acompañados de los arcángeles y toda la corte celestial serán y son gozo en plenitud de Dios.

Ojo que no ha visto ni oído que haya escuchado, lo contemplará y lo escuchará en el cielo una eternidad.

¡Ah, cuanto suspira Mi Corazón! Que todos, todos los míos vengan a Mi, y ninguno de los míos se pierda.

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 25 de septiembre de 2013

LIBRO 2 No. 100 LLEGÓ EL MOMENTO DEL NACIMIENTO DE JESÚS

 

“Llegó el momento del Nacimiento de Jesús”

 

NAVIDAD DE JESUS

 

Los momentos se acercaban de la venida de Jesús, José y María tenían que mostrar esa obediencia, esa sumisión, cumpliendo los mandatos de aquel entonces, de ir a empadronarse en esos momentos tan difíciles, penosos por el estado de María que estaba encinta y que no obstante tendría que viajar, José lo sabría y con gran pesar emprendieron ese peregrinar, al llegar, se encuentran con desprecios, sin alojamiento, porque según todo ya estaba ocupado.

Y así se llegó el momento y no tenían lugar más que en un pesebre, en un lugar de lo más pobre y despreciado por todos aquellos que nunca imaginarían que el Dios, el hijo del Altísimo se abajara a tanta pobreza y humillación de nacer en un lugar habitado por los animales, las bestias del corral, mal oliente y sin ninguna comodidad, para enseñarnos la pobreza.

Tema Doctrinal, la Anunciación

Siervos del Divino Amor

miércoles, 18 de septiembre de 2013

LIBRO 2 No. 99 JESÚS A UN ALMA

 

“Jesús a un alma”.

 

REFUGIO JESUS

 

Sabes que Yo te amo, que te espero en el sagrario, donde me encuentro paciente, esperándote.

Yo te veo recorrer las calles con prisa y no dejas para Mi, ni un momento, deteniéndote en esa carrera hacia lo que te impide decirme que me amas, si tan sólo tú entraras un momento y me dijeras que me amas, no sabes cuantas gracias recibirías de Mi, que estoy en Mi Trono esperando una limosna de tu Amor, ahí junto con María Mi Madre, acércate y verás que jamás te arrepentirás, porque Yo te llenaré de gracias y dones para tu salvación y la de muchos.

Acércate a Mi Corazón.

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 11 de septiembre de 2013

LIBRO 2 No. 98 DIOS Y MARÍA

 

“Dios y María”.

 

MARÍA REINA

 

 

El 12 de Diciembre y el 13 de Mayo se digno el Padre conceder al género humano que la Madre de Dios bajara mostrándose a almas cándidas; y como toda Madre corrió presurosa poniéndose frente al abismo para proteger a sus hijos.

Al concebir María a Jesucristo como hombre, concibió la Madre al género humano, pues Jesús siendo hijo de Dios nos hermanaba con Él, tomando materia humana: sangre, carne, con las cuales María cooperó para que la Palabra de Dios se hiciera hombre.

Cuando Jesús comenzó a ser formado en las purísimas entrañas de María, allí ella se llenaba de todas las gracias que de Dios venían y estando ya ese claustro preparado dé antemano con la pureza intachable, por la humildad, por todas las gracias y dones de que ya estaba dotada, María se convirtió en la Madre de Dios, alcanzando del Altísimo la admiración, el amor y las complacencias para que así ella la Madre única, verdadera, inmaculada fuera la Madre de Dios y Madre del hombre. Jamás se cansarán los ángeles, los cielos y todo el universo de alabar los glorias de María.

María está llena de las mieles del Corazón de Jesús, del Amor de Jesús, de la caridad de Jesús, es la estrella reluciente por la cual el viajero encuentra el camino, pues su luz disipa las tinieblas, es el puente para llegar a Jesús, María.

Escrito por la Sra. Ernestina León Valdés

Siervos del Divino Amor

miércoles, 4 de septiembre de 2013

LIBRO 2 No. 97 CON TANTAS DULZURAS Y TERNURAS DE MARÍA Y JESÚS.

 

"Con tantas dulzuras y ternuras de María y Jesús".

 

SAGRADA FAMILIA DE MURILLO

 

Mira hija, yo José como esposo, siempre todos piensan que pude haber sido de gran mando y exigente.

Sabes, que yo jamás alce la voz a María, a Jesús; ellos acudían a mí siempre, preguntando, adelantándose, para darme ese lugar y siempre contestaba sonriendo jamás iracundo ni creyéndome el señor.

Yo sabía que Jesús era hijo de Dios y María, la escogida y los amaba tanto, que yo me sentía indigno de tan gran cargo; mas nunca se desconoció entre ellos mi paternidad ni autoridad de la cual yo jamás abuse ni nunca grite ni quise aprovecharme de los méritos de Jesús ante el Padre para pedirle cosas que me engrandecieran; lo único que hice ante ellos fue amarlos con todas mis fuerzas y con toda humildad, pero era tan grande el amor y la comprensión que nos tuvimos que con solo la mirada nos entendíamos; jamás discutimos.

Una cosa: jamás nuestros pensamientos estaban tan de acuerdo, que todo era felicidad y amor; aun en las pruebas, en aquello que era doloroso sentíamos la paz y jamás desconfiábamos uno del otro; éramos como eslabones que unidos en los corazones con una sola mirada nos entendíamos .

Jesús era como todo niño cuando pequeño: dulce siempre, amable y travieso; pero sus travesuras eran tan graciosas que nunca provoco disgusto o reprensiones; eran tan blancas sus travesuras que a mí me gustaban por que nos hacia sonreír a María y a mí.

Cuando en su sabiduría nos explicaba ciertas cosas, lo hacía con un candor, con un encanto que hacía que nuestros corazones ardieran de amor. Cuando tenía dos años y caminaba ya, aunque tropezaba todavía, porque él deseaba correr, sobre todo para venir a mi encuentro, se soltaba de María y corría para estrecharme con sus blancas manitas, sus ojos brillaban de alegría.

Al verme llegar, nuestros corazones latían y María también corría y me estrechaba en sus brazos; con esa ternura que siempre ha tenido María, me sonreía y yo me sentía tan feliz que mi cansancio y fatiga se mitigaban con tantas dulzuras y ternuras de María y Jesús.

Cuantas veces llegaba yo triste, sí, porque el trabajo que entregaba no se me había pagado y llegaba con las manos vacías para sustentarlos a ellos y yo me sentía tan pobre ...mas María me guiñaba el ojo y me decía: anda no te aflijas que estamos felices todos y me hacia sonreír y olvidar mi fracaso.

 

11 de septiembre de 1979 - 10 :15 p.m.

San José

Siervos del Divino Amor

miércoles, 28 de agosto de 2013

LIBRO 2 No. 96 SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

 

"Sagrado Corazón de Jesús"

 

SAGRADO CORAZON DE JESUS 5

 

Yo traigo a la tierra el fuego y deseo ya arda en él, y les digo que deseos son de Mi Corazón que Mi reinado esté ya en cada corazón. Pidan y hagan oración para que pronto sea así, porque son tantas las almas tibias que no desean vivir Mi Amor, la mayoría están distraídos en cosas del mundo y no se dan cuenta del tiempo que pasa y que ya no regresa.

Mi Corazón os he dado y en él deseo vivan para que no esperen llegar hasta que muera vuestro cuerpo para vivir el cielo prometido. Es tan fácil si viven en el amor unidos a Mi. Sois míos y deseo que me sientan tan unido a vuestras vidas, Yo les pido solo amor. Que María sea vuestra fortaleza y la alegría de vivir en este encuentro conmigo que nada les detenga porque Yo soy Amor y para esto Yo os di la vida para que la vivan estén donde estén.

Que en los hogares halla esa paz, esa unión, que no se vean como enemigos, recuerden que Yo estoy en medio de ustedes y que Mi Corazón os he dado y me he quedado en la Eucaristía, para que recibiéndome reciban la vida, la verdadera Vida Eterna. Yo les digo, en esos momentos en que Yo entro en vuestro Corazón sientan los incendios de Mi Amor, que desea calcinarlos en este fuego abrasador y que todo sea para darme gloria.

Dadme vuestro corazón con todo y vuestras miserias Yo lo recibo y Yo lo cambiaré por ardiente, paciente y bondadoso como lo es el Mío, díganmelo, que me aman hoy en esta celebración de Mi Corazón deseo ese triunfo en cada uno. Reciban con alegría Mi Corazón. Yo les bendigo y María Mi Madre

18 de junio de 2001 13:15

 

Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 21 de agosto de 2013

LIBRO 2 No. 95 EL DON DEL AMOR

 

“El Don Del Amor”.

 

MADRE DEL AMOR

 

Hija, hoy hablaremos del Don del Amor, del Amor mismo que no es otra cosa que la vida misma del alma. El que posee este Don es todo aquel que ya Me posee en su corazón, esa alma tiene el don de la sabiduría, de piedad, de humildad.

El don por el cual solo estará en la verdad: que Yo Soy ese don, y donde Estoy Yo hay paz y se practica la caridad, por esto en este retiro deseo que se llenen de este amor para que lo puedan dar a los demás.

Yo deseo hijos que siempre desaparezcan ustedes para que sea Yo el que aparezca; tal vez algunos de ustedes estén al frente de algún cargo, mas recuerden que no siempre será y que deben aprovechar todo esto porque todo pasa.

El día de hoy es único en sus vidas, es un día que no se repetirá y lo que no aprovecharon para el bien se arrepentirán, porque esa oportunidad no regresará. María es la que los debe siempre guiar, que sepan aprovechar ese tiempo que para ustedes cuenta.

Amor por amor, sea vuestra vida; o sea, que den amor sin esperar ser correspondidos o que deseen que los amen. Primero para dar amor, Yo les pido estén ciertos de Mi Amor mas, a Mi si deben corresponder amando a todos sin distinción.

Yo les Bendigo.

2001 Mayo 31. 2:45 p.m.

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 14 de agosto de 2013

LIBRO2 No. 94 CORAZONES DUROS COMO PIEDRAS

 

“Corazones duros como piedras”.

 

CORAZON DURO

 

Díganme amados Míos, ¿Qué puede hacer un padre, cuando ve que ellos, sus hijos corren hacia el abismo, que por mas que desea retenerlos y hacerles ver, ellos no desean ver ni oír sus voces de angustia, ni viendo lo que ocasiona el pecado, que no es otra cosa que la traición a Mi Corazón?

Yo les digo que si ustedes llegaran a ver el interior de uno que está en pecado, se horrorizarían de ver como es transformada esa alma, a el grado que llega a asemejarse al mismo demonio. ¡Ah!, si se dieran cuenta del olor que despide esa alma, preferirían el olor de un perro muerto o cualquier otro animal muerto, de lo fétido de su olor.

Y les digo: ¿Cuántos creen estar en gracia, se acercan a recibirme en la comunión y haciendo más grave su falta, porque no han hecho un verdadero examen de conciencia, siempre la hacen disculpándose y engañándose, tratando de justificar sus faltas, no sólo ante los demás, sino a sí mismos?

Saben que el que piensa mal de sus hermanos y diciendo lo que según ellos creen, están juzgando haciendo juicios temerarios sin saber si esos hermanos están justificados ante Mi.

Les recuerdo esto porque aún entre ustedes existe esta crítica que los hace abominables ante Mis ojos, porque el que juzga será juzgado y se hace acreedor a ello.

¿Porqué no se ven como hermanos verdaderamente, hijos del único Padre amoroso y que sólo vuestro bien desea? ¿Porqué ante sus ojos resalta la paja del ojo ajeno y no ven la viga del propio ojo?

Yo los espero, Yo no tengo prisa, mas si les digo: cuantos de ustedes llorarán el tiempo perdido, que Yo les estoy dando para que lo aprovechen para vuestra conversión.

Yo les he dado a todos la vida para ser santos, se los vuelvo a decir y veo que están aún cerrados muchos corazones a los cuales Yo toco diario y están duros como piedras y se creen tan dignos, tan buenos que a ser humildes nadie les gana y otros lo reconocen mas no hacen nada para cambiar, recuerden que sin sus esfuerzos Yo no puedo hacer nada.

Cuantos con una sola prueba de Mi Amor han sabido reconocerme y se han hecho dignos de esta santidad. Dicen algunos que me aman y lo aseguran y que decepción siento cuando Yo les pruebo, sobre todo en el amor a los demás, allí me doy cuenta de que mienten, que aman si, mucho, pero a ellos solamente, porque en su corazón sólo hay falsedad, sólo soberbia, que son tan egoístas que sólo piensan en sí mismos y que para hacer el bien lo piensan, recuerden que Yo Soy Padre y un Padre que sólo vuestro bien desea, así todo esto que Yo les digo es para que en su corazón lo mediten con verdadera humildad y cada quien reconozca su nada, su falta de verdadero amor.

Yo les digo: no hagan de Mí Casa, casa de burla, de cueva de insensatos, que teniéndome a Mí busquen cosas falsas, porque Mi Casa es casa de oración, de verdadera conversión, que ese sea su propósito firme de enmienda y de entrega total para que así con mi ayuda lleguen a ser dignos de esa santidad.

María sea vuestra guía y ejemplo de esa entrega, de ese vivir verdaderamente como hermanos, hijos de un solo Dios.

Yo les bendigo.

Deseo se prolongue una hora mas el retiro y que se haga una mesa o dos redondas y se hagan esas preguntas, no para quedar bien con los que los escuchen, sino para empezar esa entrega total para muchos de ustedes.

1.- ¿Qué es lo que me detiene para darme a los demás?

2.- ¿Soy siervo del divino amor verdaderamente o deseo serlo con sinceridad?

RETIRO LAICOS

FIESTA DE CRISTO REY ( 21 DE NOV.)

DADO EL 19 de noviembre de 1999 A LAS 7:30 PM.

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 7 de agosto de 2013

LIBRO 2 No. 93 SOLO AMOR LES PIDO

 

“Solo amor les pido”.

 

AMOR DE JESUCRISTO2

 

Saben amados míos que Yo les amo y les digo que Yo les he pedido se amen como Yo les amo, por esto Yo les digo se meditara sobre ese amor vuestro, sobre ese respeto, sobre vuestra caridad, porque saben bien que Yo no les pediré cuentas de otra cosa, sino del amor que hayan tenido para vuestros hermanos, pues cuanto mas améis a ellos más me estaréis amando a Mí.

El gozo de vivir en esto consiste en darse sin esperar recompensa, el olvidarse para que así con esa generosidad ustedes reciban .El gozo de la vida es conocer el amor verdadero y practicarlo con vuestras vidas, en el ejemplo, en la humildad reconocer que Yo les he amado primero y que ustedes correspondan a ese Mi Amor, dando amor a todos sin distinción, porque la mayoría espera primero ser amado para amar, y Yo les doy ese ejemplo que a pesar de sus miserias Yo les he amado primero, como son no esperando a que ustedes me den amor, si no que Yo se los doy aún sin merecer ser amados.

El tiempo saben bien que pasa para ustedes. Y Yo todos los días les doy esa oportunidad de dar amor y no lo aprovechan.

Yo soy amor les he dicho y por lo tanto ustedes deben ser amor, Yo les bendigo y María mi madre que les ama con Amor Mío.

Saben bien que como el Padre me ama a Mi con ese mismo Amor Yo les amo y con ese Amor de mi Padre deseo se amen cada uno para que así por medio del Espíritu Santo seamos uno solo todos en el Amor.

Yo los bendigo.

Retiro de los laicos

19 de septiembre de 1999 alas 11:00 a.m.

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 31 de julio de 2013

LIBRO 2 No. 92 GOZO DE VIVIR

 

“Gozo de vivir”.

 

ALEGRIA1

 

En verdad Yo les digo que Yo soy la Vida y el que a Mi me tiene aunque muera vivirá eternamente, porque tiene la dicha de esta unión conmigo y así como Yo vencí la muerte resucitando, así la tienen ustedes y así alcanzan la vida eterna que Yo les vine a traer con Mi Gracia.

El gozo pleno de vivir, aquí en la tierra, mas aún, en el cielo, aquí en la tierra, sabiendo que Yo les he dado la vida para que en la unión Mía con el Padre y el Espíritu Santo, gocen plenamente de esa unión verdadera, porque el que sabe amar saborea ese gozo de la vida, sabiendo que con la caridad, la esperanza y sobre todo creyendo con la fe que lo que Yo he prometido se realiza en ustedes, porque el que a Mí me tiene nada le falta, nada le asusta y todo lo tiene y esa alma Ya está gozando en vida la alegría de esta unión y se refleja en su semblante, en su vida que lleva llena de amor hacia todos, que a esa alma sólo le puede entristecer el que no sea aprovechado el tiempo y que no sea Yo amado por los demás.

Os lo vuelvo a decir: el gozo de vivir es porque a Mi Me tiene y ya nada le entristece, en ella todo es gozo aún el mismo dolor, porque sabe que en todo estoy Yo, y esperando que con esos méritos obtenidos por esta unión sea de provecho para todos los miembros de la Iglesia.

El dador de la vida Soy Yo y os la he dado para que la vivan con abundancia de gracia en los Sacramentos y enseñanzas de la Iglesia que como Madre os cuida y nutre con todo lo que os proporciona a través de sus dirigentes.

Sois míos en la vida y en la muerte y no podrá quedarse esa alma sin gozar de esa entrega total porque han sido hechos para que al morir el cuerpo lleguen al gozo del cielo y en la resurrección final, el cuerpo también resucite para participar de esa vida eterna.

Recuerden que hay santos que gozan también con ese cuerpo, han sido llamados como María y algunos mas.

Yo les bendigo y les digo Yo he venido a traer fuego, para que la tierra arda ya en ese amor en ese gozo pleno de vivir porque estando en esa unión son uno solo como Yo lo soy con Mi Padre.

Vean si no será gozo el vivir desde la tierra.

14 de agosto de 1999, 1:40 a.m.

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 24 de julio de 2013

LIBRO 2 No. 91 ABANDONO

 

“Abandono”.

 

jesuscross4

 

Hijitos el abandono es desaparecer, es confiar, es estar ciertos, saben que el arquitecto, el escultor, siempre buscará el levantar algo desde los cimientos, desde la nada. El escultor escoge un material accesible, con el cual se podrá plasmar la forma de alguien o de algo. Si el material no se presta, no se logrará lo que él tenía en mente realizar.

Por esto hijitos, este abandono en las almas, para que sean santos, tienen que parecerse al que los modela y este arquitecto y este escultor soy Yo, el cual trata siempre de que se parezcan en el Amor y ¿ Cómo lograr esto, cuando esa alma no se somete, sobre todo que no confía, todo su ser material como espiritual?

Muchos dicen que me aman y dicen amar a sus hermanos y no los aman con Mi Amor, sino que lo hacen como los humanos, sin darse por completo y desean, dicen muchos, ser santos a su manera, sin cargar su cruz, ni siguiendo mis pasos, por eso están lejos de ser santos, Yo los deseo santificar primero: negándose a sí mismos, dejándose conducir por Mí.

Yo le he dejado la libertad, porque no deseo que ninguno se sienta forzado, que todo sea convencidos y por amor, con alegría.

El abandono es hacerse pequeño, como niños que saben que su padre los ama y cuida, que ese Padre sólo vuestro bien desea, que ese Padre es su Creador, que ese Padre los tiene en su mente desde la eternidad, que ese Padre pronunció su nombre desde antes que existieran todas las cosas creadas en el infinito, antes de los astros, antes de lo que contemplan sus ojos en el cielo, en la tierra y en el mar, con todos los ángeles, tronos y dominaciones, Yo ya los conocía.

Por eso Yo les digo que el que en Mí confía, nada le falta, nada le puede asustar.

Por eso Yo les digo abandónense como el más pequeño de todos para que viendo Yo esa pequeñez los tome, los estreche en Mi Corazón.

Saben por esto que el que recibe a uno de estos pequeños en Mi Nombre, a Mi me recibe, no sólo a los pequeños de tamaño, sino también a los pobres, a los enfermos a los tristes, a los que no conocen Mi Amor, a los que no saben que Yo existo, a los drogados, prostitutas y a los criminales, a todos aquellos que están faltos del conocimiento de Mi Amor.

Yo les pido ese abandono, esa fe, esa vida de entrega total, para que Yo los transforme, los santifique y por ese abandono sean semejantes a Mi Corazón.

María es ese ejemplo en amar Mi Voluntad.

 

Retiro religiosas en Cocoyoc.

3 de Julio de 1999, 7:05 p.m.

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 17 de julio de 2013

LIBRO 2 No. 90 FIDELIDAD

 

 

“Fidelidad”.

 

VIRGEN MARÍA2

 

 

Saben que para perseverar en el camino de la perfección, son varias cosas para seguir y tratar de cumplir, no solo por el hecho de que sean necesarias, sino que sin ellas no es posible avanzar en la vida en sus aspectos materiales y sobre todo espirituales.

Cuando un alma esta ya en el camino de la verdad y esta dispuesta a afrontar todo lo que se le presentara en el, lo primero será la oración para pedir el auxilio, para que en todas las pruebas no se sienta desfallecer y sintiéndose sola no siga adelante por sus limitaciones humanas y así reforzada y auxiliada con lo divino puede ser fiel a sus propósitos, como a todo aquello que será necesario en ese seguimiento.

Vive antes que nada el practicar la humildad, el desaparecerse y dejar que sea conducida por lo que mas le convendrá para hacer el bien, sin dejar de sentir esa felicidad de ser útil haciendo el bien para dar gloria a Dios.

La fidelidad cuesta porque en ella se practican varias virtudes. El esfuerzo, la paciencia, la mansedumbre, pero sobre todo el amor.

Y así puedan ser fieles a su creador, a los de su alrededor y a si mismos, porque los que sean fieles a Mi Amor son los que alcanzaran la victoria que Yo les conquisté. No sólo con el deseo de mi corazón en ese amor, sino también con Mi Vida, Mi ejemplo y Mi Sangre. Por esta fidelidad, amando siempre y haciendo la voluntad de Mi Padre que esta en los cielos.

Yo Soy Amor por eso Soy fiel en el Amor hacia ustedes y a cada uno.

Yo les bendigo, saben bien que María es la madre, la hija, la esposa fiel y por esto ha alcanzado ser ella ejemplo de esa fidelidad.

 

Retiro religiosas en Cocoyoc.

2 de julio de 1999, 11:25 a.m.

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del divino amor

miércoles, 10 de julio de 2013

LIBRO 2 No. 89 FRATERNIDAD SINCERA

 

“Fraternidad Sincera”.

 

HERMANOS

 

Hija este domingo quiero que mediten sobre la fraternidad sincera, porque aún no saben practicarla.

Dicen que me aman a Mí y no saben amar a sus hermanos. Dicen amar a sus hermanos, cuando están cerca fingen caridad y no es verdadera.

Y para que el amor sea verdadero se debe demostrar con hechos siempre, con amabilidad, con paciencia, constancia, no ahora y mañana no, sino siempre sea el mismo amor.

Por esto Yo le he pedido ámense como Yo les amo y como Yo les amo es dispensando, perdonando, olvidando vuestras ofensas, aún de los que más me ofenden.

Saben bien que Yo perdono y olvido, por esto Mi Amor es siempre el mismo. Aprendan de mi Corazón que es manso y humilde.

Vean como aún ustedes no han sabido amar como Yo les amo.

Demuéstrense ese amor preocupándose por los demás, no sólo por sus problemas, por sus enfermedades, porque no tienen trabajo, sino estar pendiente de lo que acontece al hermano, al vecino,  al amigo, al enemigo.

Sean sinceros primero con ustedes, reconociendo su falta de caridad, dense la oportunidad de crecer en el amor viviéndolo, dándolo, aún la misma vida por los demás, porque no hay mayor amor que aquél que da la vida por sus hermanos.

Están en tiempos de pruebas, recuérdenlo, y si no los aprovechan de nada servirán.

Yo también tuve que pasar tentaciones cuando el demonio me quiso hacer caer en sus sugerencias, mas Yo lo rechacé, porque si no desea uno, no puede contra la Gracia. Así ustedes tienen esa Gracia que Soy Yo en sus corazones si se llegan a dar cuenta, por esto Yo les pido sean conscientes de que a Mí me tienen y conmigo todo lo pueden.

Sean generosos consigo mismos, preocupándose, no por las cosas materiales, que eso se quedará, mejor preocúpense por las cosas eternas, por aquello que les dejará frutos para alcanzar el cielo prometido.

Yo Soy vuestro Padre Amoroso y bueno que sólo vuestro bien deseo, para cada uno, y saben bien que para Mi nada está oculto, por esto Yo los llamo y les toco su corazón, para que ya en ustedes exista una conversión verdadera, porque Yo les iré llamando a cada uno y no deseo que se pierda ninguno, porque sois míos y por lo tanto deseo que sean santos porque os lo vuelvo a decir: Para ser santos Yo les he dado la vida.

El que da amor en mi nombre ese me tiene a Mi y Yo permanezco en él y así gozará plenamente de Mi Amor.

Que María y los santos sean ese ejemplo de sinceridad, de entrega, de Amor.

Yo les bendigo.

Retiro Laicos en Tacuba

9:00 a.m. 21 de febrero de 1999

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor