miércoles, 3 de mayo de 2017

LIBRO 2 No. 29 ME DEJÁIS ESPERANDO

  
"Me dejáis esperando".


 
 
Hijita Mía: Tú corazón es embriagado de este Mi Amor que abrasa y que es fuego ardentísimo, este amor que es alegría y mezcla de dolor; Así debe ser, alegría y dolor, que Yo os amo intensamente. Tu sabes que al visitar a la enferma, a Mí me visitaron y disteis fortaleza, aliento para el dolor; en verdad os digo, que siempre que hagáis estas obras de caridad, lo hagáis en Mi nombre.

Anda, que Yo soy Amor y Misericordia, Yo soy el amor de los amores y Mi Corazón desea reinar en todos y cada uno de ustedes.
Ya no me hagáis esperar, que siento que Mi Corazón se despedaza al ver que me dejáis esperando, como limosnero en la puerta; amáis a vuestros amigos, a todos vuestros parientes, mas a Mí me dejáis con lágrimas en los ojos, extendiendo Mis brazos y Mi Corazón palpitando de amor y mi dolor crece al ver el desdén, el olvido y el poco interés que tenéis por este corazón, que está herido de amor y como un enamorado os persigue e insiste en ser correspondido.

¡Cuán pocos son los que aceptan Mi Cruz, porque es pesada, según ellos! Mas os digo, si lo hiciereis con este amor, que Yo tengo en Mi Corazón, Mi yugo sería fácil, no os pesaría tanto vuestra cruz, la llevaríais con alegría y amor. ¿Porqué, amados Míos, no volteáis vuestros ojos para ver Mi rostro que está bañado en sangre y que os mira con dulzura y con amor infinito?, ¿Porqué preferís el camino torcido y no el Mío?, ¿Qué no os dais cuenta que sólo la cruz es el camino?, Ved bien, daos cuenta que es la luz, que es la verdad.

Mi amor es paz, debéis tener confianza en Mi Amante Corazón, es Dios el que os lo dice que debéis tener oídos a Mi Evangelio, que debéis conocerme más, que os empapéis de Mí, que es urgente que seamos ya uno como lo es Mi Padre conmigo. Os doy Mi Corazón, y.. ¿Cómo lo recibís?, Con desconfianza, con frialdad, con temor. No Hijitos, no hermanos, venid a Mí, os digo, que aquí estoy con Mis brazos abiertos, que en Mi encontraréis la verdadera felicidad, que son muchos los que ni viendo se me quieren entregar con amor, totalmente, completamente, no a medias, sino enteros, así Yo los quiero.

Yo los bendigo y Mi Madre que está a vuestro lado cuidándolos como a sus pequeños, como puede cuidar sólo una madre amorosísima, que con ternura cuidaría a sus Hijos. Amadla y ensalzadla.


Estando en oración

6 de abril de 1978, 9:00 p.m.

Sagrado Corazón de Jesús.

Siervos del Divino Amor

lunes, 17 de abril de 2017

LIBRO 2 No. 28 HUMILDAD Y ENTREGA

  
"Humildad y entrega".


 
 
Hijitos: ¡Si conocierais este Don de Dios!, En verdad os digo, tendríais ya la gracia en vuestros corazones, pero vuestra soberbia os lo impide. Sed humildes, este debe ser siempre vuestro deseo. No debéis pensar en que sois gran cosa, siempre pensad que sois miseria y así llegaréis a encontraros consigo mismos, con sinceridad y os daréis cuenta qué poco valéis sin Mí. Recordad que vuestro corazón ya unido al Mío es como tendrá mérito. Ved vuestros pecados.

Aun muchos no pueden tener esta unión porque no dejan lo que los ata, lo que los esclaviza. Cuántos me siguen, mas cuando llega el dolor, el sacrificio, dan media vuelta y se alejan y no piensan que es necesario amar más la cruz, abandonarse, estar dispuestos a la entrega total. ¡Ay Hijos Míos, es tan fácil conocer Mi Don, alabando siempre y bendiciendo en cada momento a Mi Padre, que os llama con amorosos regalos! ¿Acaso pensáis que todo mal no os será remediado?

Queréis que el que está junto os entienda, recordad que Yo vine a traer contradicción, porque no todos tienen la luz que se os ha dado; pedidla vosotros, ya os lo dije, todo aquello que sea para vuestra salvación se os concederá, pero os hace falta más confianza, más abandono. Fijaos en Mi Madre que siempre confió, ella aceptaba, fuera lo que fuera, la voluntad del Padre; ella estaba llena de alegría al dar su vida por la salvación de sus hermanos e Hijos; se entregó a pedazos con los hechos, con todo aquello que sea entrega.

Las horas de oración que ofrezcáis por vuestros hermanos, máxime si lo hacéis en las horas de descanso, vuestras penas y dolores, vuestras alegrías y sacrificios, así podréis dar y ofrecer vuestra vida ¡Cuánta necesidad hay de vuestra entrega! Os digo el cómo hacerlo, diario, momento a momento, hora a hora; que todo sea grande tesoro y así vuestra vida sea holocausto para salvación. ¿Veis qué fácil es la entrega y conocer el “Don de Dios?” ¿Por qué os complicáis la vida? ¿Por qué os angustiáis y vivís en odios y rencores? Lo que más os he pedido: “amaos los unos a los otros” y que nunca os fijéis en vuestros hermanos, en sus defectos, porque podéis caer en error vosotros mismos. Sed sencillos, sed humildes y que esa vanidad y perjuicios vanos los dejéis ya, que debéis amaros como hermanos, que vuestros corazones sean como los de los niños: puros, sin dobleces, ni odios, ni rencores. Así es el Mío ¿No queréis ser como lo es: humilde, sencillo, manso?

Yo los bendigo y os doy Mi Corazón. Llenaos de él, que es miel y que endulza y que es fuego y que sólo por él llegaréis a amaros como Yo os amo.

1º de abril de 1978, 10:00 a.m.

Sagrado Corazón de Jesús.

Siervos del Divino Amor

miércoles, 29 de marzo de 2017

LIBRO 2 No. 27 RESUCITAR CON CRISTO

  
"Resucitar con Cristo".


 
Hijitos: He aquí que el que desee Mi gloria os invita a resucitar conmigo, que vuestros cuerpos se transformen y lleguen a tener este amor, para que seáis junto conmigo resucitados y vuestros cuerpos lleguen a tener la hermosura que tendréis según vosotros lo deseéis y hayáis cumplido con la voluntad divina. ¿Veis qué importante es amar y cumplir con la voluntad de Mi Padre? Abandónense con plena confianza a esta voluntad divina.

Pensad que sólo ella os guiará, que ya no penséis en lo difícil del camino, sino, dando la mano a Mi Madre, caminaréis con pasos firmes. Sabed que os espera Mi Padre con gran júbilo y amor, pensad en lo hermoso que será gozar eternamente de esta dicha jamás imaginable por el hombre. Es la lucha grande, pero así será el triunfo.

Tened amor, más amad con Mi Corazón, que sólo así llegaréis vosotros a encontrar la perfección. Sólo el que confía y renuncia a todo aquello que lo aleja de Mi Corazón, conocerá y gozará del amor verdadero.

Yo soy el camino. Seguidme jubilosos y llenos de alegría y fe, que Yo estoy ya preparando vuestro lugar, aquí en el cielo cada uno tiene un lugar, ¿Verdad que no lo dejaréis en el vacío? ¡Cuántos lo dejaron! ¡Cuántos han renunciado a esta gracia! ¡Oh Hijos, que no seáis ninguno de vosotros de esos que prefirieron lo vano y lo falso por la verdad y la luz, que prefirieron la oscuridad y no la luz!

Hijos amados de Mi Corazón ya es tiempo, veinte siglos han pasado que os lo pedía, amaos unos a los otros y.. ¿Qué habéis hecho? ¿Qué me respondéis de este amor que os pedí? No más odios, no más rencor. Que reine Yo ya en cada corazón y Mi Madre sea vuestra verdadera guía.


Domingo de Resurrección

26 de marzo de 1978, 18:45 horas.

Sagrado Corazón de Jesús.

Siervos del Divino Amor

miércoles, 8 de marzo de 2017

LIBRO 2 No. 26 LA CRUZ ES EL SÍMBOLO DE NUESTRA REDENCIÓN

  
“La Cruz es el Símbolo de Nuestra Redención”.



 
¿Oh Hijitos, cuánto me habéis costado estando en mi cruz y en el momento de que me alzaron en lo alto quedó el símbolo de vuestra redención! Aquí tenéis clavado Mi Corazón, que es la llave por la cual abriréis los cielos de los que sois herederos.

Yo desde Mi Cruz bajé los ojos y viendo con amor infinito a mis verdugos pedí a mi Padre por su salvación. Mi amor es infinito y pudo más el amor que la muerte.

Triunfó Mi Amor y así, por este Amor, os abrí la gloria. Ved que el amor es necesario. El que no tiene amor no le será abierta la puerta.

Ved bien este amor que es paz, que es gozo en el dolor. Que siempre vuestro corazón desee tener más amor. Inundad vuestro corazón de amor. Amad a todos vuestros hermanos. Estad dispuestos a dar vuestra vida por ellos.

Os digo, vi a mi Madre junto a la cruz y la hice vuestra Madre, como herencia le dejé a los pecadores. Ved el amor misericordioso de mi Madre, que aceptó seguir sufriendo por vosotros, que ella sigue abogando por ustedes.

Yo, el que pude acabar con mis verdugos, los perdoné. Así vosotros perdonad, sed indulgentes como lo es Mi Padre.

Decís que no sentí esa lanza que atravesó Mi Corazón, mas os digo: sí la sentí y fue grande Mi alegría porque por ella entraron muchas almas que se gozarían de estar en ese cielo que les daba ya en vida, que muchos serían salvados por las gracias que serían derramadas para la salvación de tantos ingratos porque, como a una madre, Yo acogería a mis hijos en el seno de Mi Corazón y los llenaría de fuego y gran amor.

Entrad, recibid este amor que me ahoga y siento que mi agonía está  cerca y que es grande mi dolor ver que muchos me ofrecen sus espaldas en vez de su corazón.

Yo los bendigo y Mi Madre que esta a vuestro lado siempre amándolos mucho.

1978 Marzo 25, 3:00 PM

Sagrado Corazón de Jesús.

Siervos del Divino Amor

miércoles, 1 de marzo de 2017

LIBRO 2 No. 25 GANARSE EL CIELO

  
"Ganarse el cielo".


 
 
Hijos: Os pido reconocerme como lo hizo Dimas, estoy aquí con los brazos abiertos para estrecharos en Mi Corazón y os digo, si Dimas se robó el cielo para él, vosotros hacedlo para vuestros hermanos; que al expirar en la cruz vosotros, lo hagáis por los demás, que será más gloria dar la vida por vuestros amigos, que el que así obra será bendito de Mi Padre.

Dejaos conducir dulcemente por Mi Madre, como Yo lo hice. Ella aceptó Mi Vida en el vientre y ella me alimentó y robusteció para el sacrificio y llegar a conquistar la gloria para mis hermanos. Deseaba ella que llegara este momento a pesar del dolor que sintiera. Yo los amo y bendigo y Mi Madre que es vuestra. Refugiaos en ella, que con ella estaréis seguros porque es dulcísima y tiernísima Madre.

Viernes Santo, en el Seminario

24 de marzo de 1978, 3:45 p.m

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 1 de febrero de 2017

LIBRO 2 No. 24 LA AGONÍA EN GETSEMANÍ

  
"La agonía en Getsemaní".
 


 
¡Oh Hija Mía!, Sabiendo el jueves que al otro día expiraría Mi alma y pronto Mi vida dejaría de existir, era grande la angustia que sentía Mi alma, y Mi cuerpo de carne mortal se sacudía de agonía.

Mas te digo: Mi Corazón es el más sensible, jamás os podréis imaginar el remolino de emociones que embargaba todo Mi ser. Sentía dolor, alegría y gran temor y todo esto lo tuve que ocultar ante Mis discípulos que los amaba como hermanos y era gran pesar el de Mi alma saber que Pedro me negaría a pesar del amor que me tenía y que todos me abandonarían.

Sentía la agonía del dolor que Mi Madre sentiría traspasado su Corazón. Temblaba, sí, lo digo, al pensar que sería para muchos inútil Mi sufrir y que Mi sangre la vertería gota a gota por cada uno. Mi Corazón se estremecía porque pronto quedaría preso de amor por los siglos y que sería ultrajado y abandonado en los sagrarios, pero me llegaba la alegría saber que muchos darían gustosos la vida por Mi Amor, que sufrirían tormentos con gran gozo y amarían Mi propia Cruz.

Pensad Hijos y reflexionad en estos momentos en que se os da tiempo para ganar tesoros para alcanzar la redención: ¡Que no vaya a ser inútil Mi sangre para algunos de vosotros!, Que el tiempo lo tengáis en cuenta, lo que dejaréis para mañana, lo debéis ofrecer hoy, porque no sabéis el momento en que vuestro espíritu sea llamado a la presencia de Mi Padre. Tened las manos llenas y amándoos como Yo os amé, siempre sigáis gustosos el camino de Mi Cruz.

23 de marzo de 1978.

Sagrado Corazón de Jesús.

Siervos del Divino Amor

miércoles, 18 de enero de 2017

LIBRO 2 No. 23 ENTREGA TOTAL

  
"Entrega total".


 
 
Hijitos Míos: Yo os pido que al entregar esa voluntad, sea entrega absoluta. Pensad, sed sinceros, que Yo lo sé todo; no podéis engañar al que todo lo ve, al que todo lo sabe. Os pido amor sincero, verdadero, no hipocresías. No os dejéis engañar, porque creéis que ya os entregasteis y que quedáis ya libres y que por flojera, por tantas disculpas que podréis vosotros inventar, os disculpáis tontamente y os engañáis y creéis que me engañáis.

Daos cuenta que Yo soy amor, misericordia, mas soy justo y a todo aquel que es falso y no esté cumpliendo con Mi voluntad, os digo con dolor, será rechazado por el que es justo y os pidió amor y encontró odio, falsedad en vuestros corazones. Pedid por vosotros y por vuestros hermanos, que perseveren, porque son muchos los que se están dejando llevar por falsa humildad. Os digo, a Mí me agrada la sinceridad, aprended a amar como Mi Corazón os ama, sin ningún otro interés que vuestra alma.

Yo los bendigo y Mi Madre.

Velada de oración en el Sagrario del Señor del Claustro, Tacuba

18 de marzo de 1978, 11:10 p.m.

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor