miércoles, 21 de diciembre de 2016

LIBRO 2 No. 21 VUESTRAS ORACIONES

  
"Vuestras oraciones".
 

 
Hijitos: Os amo y bendigo y saben que Yo os escucho, mas os quiero decir que en vuestras oraciones os falta más desprendimiento, que seréis aun más escuchados, siendo vuestra oración un verdadero coloquio de amor conmigo; para llegar a esto debéis pensar a quién estáis alabando, que no debéis repetir como un disco en el cual se grabó aquello y que cuantas veces queráis, repite lo mismo.

Daos cuenta ya de la importancia de la oración, sentidme presente, atento a lo que me decís, a lo que me pedís. ¡Poneos en Mi presencia verdaderamente!; dejad todo aquello que os estorbe, que os perturbe, olvidando todo, levantando vuestro espíritu, dejando lo terreno que os ata, sed sinceros teniendo humildad, reconociendo vuestras miserias, vuestra nada, ¡Nada es más agradable a Mi Corazón, que un alma que al dirigirse a Mi, reconozca su nada!.

Nunca será escuchada una oración llena de soberbia y vanidad, mas os digo: no confundáis; la confianza sí es de Mi agrado, esa confianza que mueve las fibras de Mi amante Corazón; porque debéis pensar que soy Amor y Misericordia y que os escucho por más pecadores que seáis, porque por eso estoy en los sagrarios, esperando pacientemente a las almas que se acercan para tener este diálogo.

Estoy a vuestro lado siempre solícito a vuestros llamados y que Mi Madre es el camino para llegar a este diálogo, que siempre la nombréis y pidáis su auxilio y me ofrezcáis vuestras oraciones, por medio de su Corazón Inmaculado, tened por seguro que vosotros seréis escuchados.

Pedid al Espíritu Santo el fuego para esta oración, porque todo el que pide en Mi nombre, será escuchado y todo el que busca encontrará la Luz, la Verdad y la Vida Eterna, porque Yo soy el Camino. Tomad vuestra cruz y seguidme llenos de regocijo, de amor, porque sois hijos de la luz y luz debéis ser.

8 de marzo de 1978, 12:05 p.m.

Dictado por el Sagrado Corazón.

Siervos del Divino Amor

miércoles, 30 de noviembre de 2016

LIBRO 2 No. 20 LA ALEGRÍA DE SER HIJOS DE DIOS

  
"La alegría de ser hijos de Dios".


 
 
Hijitos Míos: Os digo que todo aquel que me encuentra, halla la verdad, la luz, la felicidad que tanto buscáis. Llenaos de Mí, que con Mi amor podréis sostener esta batalla que estáis llevando. Pensad que Yo estoy a vuestro lado, que todo el que en Mi confía, siempre encontrará la paz que prometí a Mis apóstoles, porque tendréis la paz en medio de las tribulaciones, de las pruebas y ya nada perturbará esa paz que en medio de las tormentas, la tendréis dentro, en lo profundo de vuestro corazón.

¿Qué podéis temer si me tenéis a Mí que os ama, que os perdona, que os recibe con todas vuestras miserias? Venid a Mí pecadores, que Yo os perdonaré. Venid a Mí que sólo en Mi Corazón encontraréis este refugio que es océano de Amor y Misericordia.

Dejad ya todas vuestras miserias, gozad ya de la alegría de ser Hijos de Dios, que es dador, dispensador y que os ama tanto. Dejadme todo, que Yo lo haré todo. Vivid en Mí como Yo deseo vivir en cada uno de vosotros.

Os pido amor, sólo amor, dad amor al que os critique, al que os hiera, al que os ofenda. Perdonad como Yo perdono, sed misericordiosos como lo es Mi Corazón. Yo os pido: sed amor con vuestros amigos, con vuestros enemigos, porque es más, será recompensado lo que hagáis con aquellos que os maldicen que con los que os aman; tendréis más méritos para vuestras almas.

¡Ay de aquellos que sólo aman a los que los aman!, que socorren esperando ser pagados, porque estarán vacíos ante Mi Padre. Sed vosotros ejemplo de humildad, desapareciendo, para que todo sea atesorado para vuestra alma y encontraréis vuestra recompensa en Mi Reino, porque el que ama lo terreno y olvida que es pasajero en esta vida, jamás tendrá que ofrecer, porque donde está su corazón, allí estará su recompensa.

Yo los bendigo y sed como es Mi Corazón, misericordioso, amor, manso y humilde. Así os pido que imitéis a Mi Madre que jamás deseó otra gloria que la de Mi Padre.
 


3 de marzo de 1978, 10:15 p.m

Del Sagrado Corazón de Jesús.

Siervos del Divino Amor

miércoles, 23 de noviembre de 2016

LIBRO 2 No. 19 VUESTRO CORAZÓN, REFUGIO Y CONSUELO.

  
"Vuestro corazón, refugio y consuelo".
 



¿Os admira, Hija Mía, que busque vuestro corazón como refugio y consuelo?, ¿Decís que cómo es posible que Yo, siendo Dios, dueño de todo, busque vuestras miserias y basuras?

¡Ah Hijos Míos!, sí, os contesto con amor: saben que al daros Mi Vida os convertís en Mis tesoros y que Yo soy vuestro dueño, mas os digo, me gusta que vosotros seáis Mis instrumentos, que por vosotros llegue Mi luz a donde hay obscuridad.

Es verdad que poco sois, mas esa nada, ese polvo, únanlo al Todo y así tendréis méritos ante los ojos de Mi Padre, que es Amor y Misericordia. ¿Qué esperáis para darme vuestro corazón lleno de miserias? Así lo acojo y lo lleno de amor y fuego para que no perezca en el frío y la maldad.

Sabed que sólo Yo os daré los secretos para que os santifiquéis, santos os quiero junto a Mi Corazón. Sois pobres, me decís, ¡que si lo sé!; mas dejad aquí vuestra pobreza, dádmela toda, que Yo la convertiré en riqueza y llena de virtudes, os elevaréis a Mi, que os estrecho y que os amo con locura.

Que Mi voluntad sea ya vuestra y la Mía sea recibida en cambio de la vuestra, mirad que el tiempo pasa y que os debéis dar prisa en esta entrega total y que estoy ya esperando vuestro corazón.

Es Mi deseo que seáis vosotros los que me atraigan más almas, para que así Yo tenga más para ofrecerlas a Mi Padre, que es su Gloria, que sean muchos los que gocen de su Reino, que es Amor y Misericordia.

Yo les digo: Amadme ya, que nada os detenga, ¿Qué no veis Mi herida abierta por cada uno de Mis Hijos?, ¡Ea pues, que soy vuestro y que vosotros sois Míos y así unidos, seamos un sólo corazón!

Yo los bendigo y Mi Madre que os ama y que su Corazón os llama a esta gran unión.

21 de febrero de 1978, 2:30 p.m.

Del Sagrado Corazón de Jesús.

Siervos del Divino Amor

miércoles, 16 de noviembre de 2016

LIBRO 2 No. 18 LA HUMILDAD

  
"Humildad".
 

 
Hija: Enséñate a conocer la humildad, que cuando es verdadera, es grata a Mi Corazón; debéis tener cuidado de que os nazca de lo más profundo de vuestro corazón, que esa humildad sea reflejo de la sinceridad que debe tener todo aquel que desea Mi Amor.

Sois tan frágiles y podéis caer con frecuencia en falsa humildad, porque al demonio le encanta haceros creer que la tenéis, porque él es enemigo de esta virtud, porque por falta de ella, él cayó en la soberbia y él trata de que sean muchas las almas las que caigan en ella, porque él goza ver las almas llenas de la falsa humildad, que más bien están llenas de soberbia disfrazada.

Y... ¡Ah Hija! Cuántos se engañan y se creen dignos y muy santos y que ellos nunca pecan, que es exageración pensar en un examen sincero consigo mismos, ¿y saben aún lo que la mayoría no hace?: Es conocerse a sí mismos, porque según muchos, ellos se conocen; por encima sí, porque Yo te aseguro, si se conocieran tal cual son, caerían muertos de espanto al ver su pobre alma lacerada, agonizando de abandonada que la tienen.

Es por eso que os pido: sed sinceros, haced vuestro examen cada noche, como si supierais que esa noche vais a morir; os aseguro que así os corregiríais. Hacedlo temblando de emoción, porque así iréis conociendo la humildad, porque os daréis cuenta de lo enorme que son vuestras faltas y la pequeñez que sois aun. Y que os duela haber ofendido al que es Amor, al que os da la vida, al que os puede sorprender en tantos pecados y arrojaros al abismo y que os da la oportunidad de que os enmendéis, que os perdona cuando vosotros lo pedís, que estoy con Mi Corazón esperando a cada uno para estrecharos en Mi Corazón y Mi Madre os cuida.

14 de febrero de 1978, 11:30 a.m.

 Sagrado Corazón de Jesús.

Siervos del Divino Amor

miércoles, 12 de octubre de 2016

LIBRO 2 No. 17 AMOR DE JESÚS E INDIFERENCIA DEL HOMBRE

  
"Amor de Jesús e indiferencia del hombre".


 
 
Hijos amados: Heme aquí, en las puertas de vuestro corazón, llamando a vuestro amor, pidiéndoos posada a vosotros, este peregrino que jamás se ha cansado en andar mendigando vuestro amor. Soy Jesús, os digo quedamente a vuestros oídos. Deseo daros la luz, deseo haceros vibrar con las palpitaciones de Mi enamorado Corazón, porque os lo confieso ¡Os amo con un amor inigualable, jamás imaginado por vosotros!

Es un amor como una inmensa hoguera que desea abrasaros y consumiros. ¿Porqué rechazáis estas delicias? ¿Por qué las que las sienten se apartan? ¿Es acaso que no os basta sentiros amados por Jesús? El que posee el amor, el que en él sólo encontraréis el Amor Divino, el que ha entregado su sangre, su vida por cada uno de ustedes ¿Qué, teméis no ser dignos? Sabed que al dar Mi Vida y dar Mi Sangre sabía vuestras miserias, sabía que muchos me rechazarían.

¡He aquí Mi Amor! Que llega a la locura. Al ver que no sería aprovechado fue Mi agonía mayor, sentir este amor desaprovechado, ultrajado y abandonado, cambiado por el pecado y la traición. Si no me amáis porque no me conocéis, acercaos, entrad a Mi Corazón, que os descubriré como un enamorado las dulzuras de Mi Amante Corazón.

Si no me amáis porque os atraen más las cosas falsas y vanas, venid a conocer que aquí en Mi Corazón, todo es verdad y luz y vida eterna; No os engañéis, que la vida que tenéis es pasajera y la vida que Yo os doy es eterna.

Los amo conociendo a cada uno, porque Mi Amor penetra todo y para Mí nada está oculto. Si pensáis en ser buenos y santos para acercaros a Mí, perdéis el tiempo; Porque Yo os llenaré de todas las virtudes y si permanecéis lejos, jamás las obtendréis. ¡Acercaos ya a Mi Corazón que es panal de miel, que endulza las tristezas, que consuela, que fortalece y que en Mi encontraréis la vida!

Ya os lo dije: soy dueño absoluto de todo y deseo ser Rey de vuestros corazones, ¡Dejadme entrar, no me lo impidáis! Conoced Mi Amor y ya no podréis vivir lejos de este amor. Mi madre lo conoció desde el momento de su encarnación, desde el vientre de su madre, porque ella estaba predestinada a vivir en este amor.

Vosotros sois herederos de este corazón, que es amor y sólo por el amor, vosotros llegaréis a conocerle y vivir en este Divino Amor, que sólo espera el SÍ de vuestro corazón. ¡Qué mayor prueba de amor y humildad os he dado, entrando en la Eucaristía por cada uno de los que me reciben! ; Yo entro lleno de alegría y fuego y ¿Qué me encuentro? Que algunos corazones están tibios, indiferentes. Yo trato de incendiarlos; en algunos llega a encender la hoguera, mas en otros ¡oh dolor!, no encuentro una sola chispa de amor y sufro porque me recibieron por compromiso, por cumplir, sin pensar que a Mí me recibían. Y ¡cuántos de aquellos que tuvieron grande hoguera, sólo de Mi Amor halla cenizas de aquel fuego que dejaron que se extinguiera!

¿Veis cómo os descubro mis secretos? ¿Veis que son pocos los que sostienen el fuego?, La perseverancia les cuesta trabajo y terminan olvidando y apagando aquello que era toda una llama ardiente y fogosa. Sed sinceros y pensad que Yo os doy Mi fuego; mas deseo que vosotros con amor, fe, caridad lo alimentéis, que os deis cuenta que amando a vuestros hermanos, aun los viciosos, pobres y andrajosos, a Mí me estáis amando y que daréis más fuego a esta hoguera que está encendida en vuestros corazones y que es como el fuego de Mi Amante Corazón.

14 de febrero de 1978, 8:30 p.m.

Del Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 21 de septiembre de 2016

LIBRO 2 No. 16 QUE NUESTRA CONVERSIÓN SEA SINCERA

 

“Que nuestra Conversión sea Sincera”.



 
Hijitos, ¿Qué os pasa? ¿Por qué no pensáis en mi Amor? Saben que os está sucediendo lo que les pasó a mis Apóstoles, que al tenerme cerca y escuchar mi palabra, lo veían tan natural, que no se daban cuenta de que era Yo, el Mesías, el que estaba a su lado, y que me veían y me oían con toda naturalidad.

Os digo que en vuestros corazones no entren en la rutina, que meditéis en vuestros corazones mis palabras y os debéis ya de dar cuenta que os pido cambio en vosotros. Que vuestra conversión sea verdadera, que sea como mi hijo Pablo, que al ver la luz sea para no estar en tinieblas y poner en práctica todo lo que os he dicho.

Pensad en que tenéis más compromiso con mi Corazón, que es necesario las obras, la práctica de mis mandamientos, que al deciros: “Amarás a tu Dios con todas tus fuerzas, con todo tu ser, más que a ti mismo”, Yo os pido el amor completo, el renunciamiento propio. Esto no es nuevo, os lo he pedido hace muchos años y seguís como si nunca hubierais conocido todas estas cosas que son para vuestra salvación, que al deciros: “Amaos como hermanos”, os digo como Yo los amo.

Mi Amor no es falso, ni tiene otros intereses que veros felices y que os deseo todo lo mejor. Mi Amor es disimular, es siempre perdón y nunca odio ni rencor y os lo demostré dando mi Vida, mi Sangre gota a gota por todos, buenos y malos. Sed sinceros os lo vuelvo a decir, no me gustan las hipocresías.

No deseo que ustedes sean sepulcros blanqueados, que Yo deseo reinar absolutamente en cada corazón, a medias jamás podré reinar, ¿por qué sois tibios? ¿Por qué me rechazáis si soy Amor? Os lo digo y siempre os lo diré y que sólo en Mí encontraréis la felicidad, la paz, la verdad que tanto os afanáis en encontrar en otras cosas que no sea mi Amor.

Yo los bendigo y mi Madre, que Ella siempre con sencillez y humildad os demostró ese amor. Que a pesar de verme a Mí, su hijo, escarnecido, aborrecido hasta la muerte, Ella en su corazón jamás permitió un solo momento el odio, el rencor, sino el amor y la misericordia.

Amaos ya con ese amor, uníos ya al Mío, que por sí solos jamás lograréis tener este Amor, que es como el agua cristalina que brota del manantial y riega y canta al correr de alegría, porque sirve para saciar la sed del sediento y sirve para fecundizar y para dar frutos, y frutos eternos, así es la fuente de vida eterna, la que tengo en mi Corazón.

Sed vosotros riachuelos que salgan de este manantial, ved mi Corazón que arde y siento que me quema por este amor mal correspondido, os amo tanto hijitos, que deseo estrecharos y consumirlos con este mi Amor, mas os resistís a todas las gracias y dones.

¡Ah, cuánto los acaricio! Los amo y les demuestro mi Amor con alegrías en su corazón, teniendo mis gracias, sabiendo mis amores, y he hecho estremecer sus almas con el contacto de este mi Amor, y me vuelven la espalda y prefieren aquello que es su perdición.

Ved vosotros mi sufrir y mi desengaño, mi tristeza es grande, el ver estos hijos ingratos por los cuales di mi Vida.

Rezad y estad vigilantes porque estoy cerca y muchos de mis propios escogidos están siendo confundidos, el enemigo es sagaz y no duerme, vosotros con oración debéis estar en vigilia constante, Yo estoy a vuestro lado y mi Madre, que es la que os llevará a esta fuente de Amor y Misericordia.

1978 Enero 26, 9:00 PM

Sagrado Corazón de Jesús


Siervos del Divino Amor

miércoles, 7 de septiembre de 2016

LIBRO 2 No. 15 REFLEJO DE MI GRAN AMOR

  
“Reflejo de Mi gran Amor”.
 




Hija mía, me dices que porqué sientes este amor que estalla en tu corazón. Sabes hija mía que es reflejo de Mi gran Amor, y os pido a todos que deseen sentir este amor, que os llenéis de él, porque mientras no tengáis este Mi Amor, no podréis tener caridad, y os sentiréis vacíos, que este Amor que viene de Mi Corazón y de Mi Padre que os llevará a la vida eterna.

Así es como debéis amar, con Mi Corazón, con la caridad que Yo lo hago. Os pido que ese Amor lo irradien, como la luz al caer en un espejo es reflejada a los próximos, así vosotros debéis ser limpios de corazón, para poder reflejar estos rayos de luz a los que están en tinieblas, y así vean la verdad, el caminar que los conducirá a mi patria que es vuestra.

Yo soy esa luz, ustedes las antorchas que podrán iluminar e irradiar Mi luz. Sed faros, que todos sean lo que vosotros sean. Yo les digo que el que es ejemplo de amor, será el que guíe por medio de la cruz a sus hermanos a Mi Amante Corazón, y al llegar a Él seréis como el agua que se unirá a la fuente viva, que seréis como gotas de ese costado, del costado que mana como gran cascada de gracias y bendiciones para todos los que están bautizados y son hijos del Altísimo.

Yo los bendigo y Mi Madre, que es el manantial de todas estás bendiciones.

Velación en el Sagrario

1977 Noviembre 6, 1:30 AM

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 3 de agosto de 2016

LIBRO 2 No. 14 EL AMANTE CORAZÓN DE JESÚS

  
“El amante Corazón de Jesús”
 

Hijitos míos os amo y os digo, que este amante Corazón que a cada momento de vuestra vida sintáis la unión que hay con el vuestro, y que os pido, os llenéis de amor y caridad para que la irradien a los demás.

Decís que vuestro amor es pequeño y que sois basura y nada, pues digo en verdad que debéis unir esa miseria, esa nada a Mi Amor.
Y llegareis a amarme tanto como Yo os amo, así unidos todos vuestros momentos de vuestras vidas, vuestros actos felices y sufrimientos a Mi Amor, y a los sufrimientos, a mis alegrías que Yo tuve y sigo teniendo por cada uno de ustedes.

Llegad a amar con Mi propio Corazón y seréis divinizados por medio de esta unión íntima que tengáis con Mi Corazón y ya no seréis vosotros sino Yo el que viva en cada uno de ustedes.

Y os digo que cada alabanza que pronuncien vuestros labios por medio de los míos será gran alabanza y gloria para Mi Padre que os ama como Yo os amo.

Y al amar ustedes con Mi Amor, con Mi Corazón estáis unidos a Mi Padre, a la misma Trinidad y estaréis unidos en Mi Cruz, en estos incendios de Mi Corazón, y al Amor indecible de Mi Padre.

Y así llegareis a la perfección, porque en vosotros reinaré, y solo Mi voluntad. Dadme vuestra voluntad, ya nada os detenga, vivid ya de ella, de Mí.
1977 Octubre 8, 1:30 AM.

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 13 de julio de 2016

LIBRO 2 No. 13 JESÚS CRUCIFICADO

  
“Jesús Crucificado”
 


 
Jesús, no alcanzo a comprender él por qué sigues sufriendo y te veo clavado en tu cruz en plena agonía. ¿Porque si sufriste hace XX siglos por nuestros pecados, tu sufrir no terminó?

¿Sabes por qué me ves crucificado? Es el amor, el amor hija que tiene mi Corazón, por cada uno es este amor de locura, que me hace sufrir al ver que este amor no es correspondido y mi agonía crece al ver la ingratitud y el abandono.

Es este amor hija por el cual di mi vida y dejé que me crucificaran; y por este amor me dejaría crucificar otra vez por cada uno si fuera necesario; y este amor que es infinito y el cual sólo recibe desengaños, y te digo que este amor es misericordia y por el cual alcanzáis, si lo queréis, mi Gloria.

Por cada alma que rescata este amor doy gloria a mi Padre, porque el que llega a conocer este amor amará todo dolor y sabrá gozarse en ofrecerlo, para así estar clavado junto conmigo en esta hostia, porque mi yugo es suave a mi lado, porque la alegría es grande de la entrega.

¿Qué puede importar ya a un alma cuando ha sentido en su corazón este amor infinito que le he dado? ¿Qué puede temer esa alma cuando su entrega ha sido completa? ¿Qué valor puede tener lo más valioso del mundo? Cuando ha sabido de lo infinito, ya no podrá voltear a ver el pasado porque esa alma con mi amor sólo pensará amarme siempre hasta mi Gloria y, si siente soledad, encontrará refugio, y si tedio siente su alma, en mi Corazón encontrará la calma a todas las pasiones que pueda tener esa alma.

Aquí estoy le digo, su Jesús crucificado, si con gran amor y alegría ofrezco toda mi sangre y vida por esa alma. ¿Qué amor podrá daros lo que mi Corazón os brinda? ¿Qué corazón podrá daros este calor, estas dulzuras, esta paz y esta vida eterna? ¿Acaso no soy vuestro dueño? ¿Luego entonces, por qué se me resiste, no os doy acaso Yo la vida y no la muerte? ¿A quién buscáis fuera de mi amor? ¡Oh, que locos e insensatos! Pensad en mi amor, que es caridad, que es dulzura, que es la paz que tanto busca el hombre.
1977 Agosto 23, AM

Sagrado corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 29 de junio de 2016

LIBRO 2 No. 12 EL TIEMPO DEDICADO A JESÚS ES LO QUE CUENTA

“El Tiempo dedicado a Jesús es lo que cuenta”.


 
Hijita, sabes que me agradan mucho sus oraciones. Mas te digo, son muchas aún las almas tibias y que ellos dicen: “yo soy cristiano y amo a Dios”, y en verdad te digo que no saben que cuanto más se acerquen a mi Corazón, más amor encontrarán, porque mi Amor es infinito y te digo: ¿Recuerdas tú mi Corazón, ese océano infinito y que no tiene fin?

Sabes que deseo que todos estén en El, en este amante Corazón y que sufro por tanto rechazo y que no se quieren dar cuenta que Yo soy el amor, la paz, la vida misma, y que están perdiendo el tiempo en tantas cosas vanas. Fíjate cómo se entregan a los placeres del cuerpo y que no tienen tiempo para lo eterno. Su vida es como una hojarasca, que se dejan arrastrar por el huracán de todas las pasiones terrenas y lo espiritual nada vale ni les interesa, porque según muchos dicen que eso ya pasó y que les quita el tiempo.

¡Ay, hijita! Si supieran que el tiempo que a Mí me dedican es el único que contará cuando estén en mi presencia. Sabes que es tan sencillo servirme a Mí, cumpliendo los diez mandamientos en su vida diaria, os doy mil oportunidades.

Yo te bendigo y mi Madre.

1977 Julio 20, 10:50 PM.

Sagrado Corazón de Jesús

Siervos del Divino Amor

miércoles, 15 de junio de 2016

LIBRO 2 No. 11 OS DOY MI CORAZÓN EN CADA COMUNIÓN

  
"Os doy Mi Corazón en cada comunión".





Hijitos Míos: Deseo que se den cuenta que Mi Corazón os lo entrego en cada comunión y que mientras más os acerquéis a comulgar, sea con amor, con ardor, pensando que Yo soy el alimento del alma y del cuerpo, que cuanto más lo hagáis, más seréis reconfortados, porque Yo soy fuente de fortaleza y vida misma.

Es por eso que algunos de Mis Hijos con sólo la comunión no han necesitado del alimento para sus cuerpos.

Os digo, con el ardor y fuego que me reciban, así vuestros cuerpos resucitarán y así serán sus cuerpos de hermosos, de brillantes, porque desde aquí preparáis vuestra resurrección para que sea muy gloriosa como fue la Mía.

Llenaos de Mí, de Mi carne, de Mi sangre y os digo: Así tomaréis Mi propia carne y sangre y os transfiguraréis en Mi Mismo. Vivid de Mí, para Mí y llegaréis al Reino como Yo llegué al Padre, que os está esperando.

Yo los amo y os digo, os doy Mi Corazón en cada comunión. Permaneced unidos a él. Mi Madre está en esta unión. Llenaos de alegría porque Yo os doy la vida y no la muerte.

1º de julio de 1977, 9:00 a.m.

Sagrado Corazón de Jesús.

Siervos del Divino Amor

miércoles, 8 de junio de 2016

LIBRO 2 No. 10 CORAZÓN DE MARÍA

  
“Corazón de María”.



  
Hijitos pequeñitos de mi Corazón, yo, vuestra Madre la cual amáis, os digo que mi Corazón está lleno de las gracias de mi amado Hijo y os pido que todas vuestras oraciones las ofrezcáis en desagravio por tantas ofensas al Corazón de mi Hijo y os digo enmiéndense.

Ya no pequen porque mi Hijo es ya demasiado ofendido y os digo ámense, ámense mucho porque son hijos del que es amor y así debéis ser amor, como lo es vuestro Padre y que esto que hacéis para alabar al Padre celestial lo hagáis con gran fe y amor.

Yo os he tomado de la mano, déjense guiar dócilmente porque yo deseo ser siempre la que os lleve al Corazón de mi Hijo y así seáis las flores del jardín de mi amado Hijo y con la caridad, con el amor que tengáis a vuestros hermanos, os llenéis del perfume que agrada al Padre Amantísimo, el cual es halagado por vuestras oraciones.

Yo los bendigo pequeñitos, nada temáis porque estoy aquí, vuestra Madre, la cual siempre está a vuestro lado.


1977 Mayo 8, 2:20 a.m.

Santísima Virgen María


Siervos del Divino Amor

miércoles, 25 de mayo de 2016

LIBRO 2 No. 9 ORACIÓN A LA CRUZ DE CRISTO

  
"Oración a la cruz de Cristo".


  
Hijita Mía: Yo los amo mucho y deseo que este día, el cual es la fiesta que Mí Iglesia ha designado a Mi Cruz amada, pidan por esta cruz la cual sufrió conmigo las heridas de pies y manos y que sirvió de instrumento para que se realizara vuestra Redención.

Os digo: Amadla y abrazad la vuestra, para que así siempre estemos unidos en la cruz, que es el camino por la cual llegaréis a Mi Reino, como así ha sido por la cual llegué al triunfo y a reinar con Mi Padre.

Mi sangre bañó esta Cruz amada, así vosotros siempre llenad la vuestra con Mi Sangre para que seáis purificados y santificados por ella.

Yo los bendigo y os lo digo repetid: “Cruz amada en la cual Jesús murió por mis pecados, sed Mí salvación y del mundo entero”.
Día de la Santa Cruz
3 de mayo de 1977.
Sagrado Corazón de Jesús
Siervos del Divino Amor

miércoles, 11 de mayo de 2016

LIBRO 2 No. 8 AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS


"Amaos los unos a los otros"




Hijitos de Mi Corazón: 

Yo deseo que cada uno de ustedes participe de Mi gloria, es por eso que di Mi vida por cada uno de ustedes; mas os digo que veo con tristeza que aquel mandato que os dejé antes de morir, son pocos los que en verdad lo cumplen, es: AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS.  Esto no es nuevo, lo que os dije hace 20 siglos, os lo pedí y en verdad os digo que si lo hubierais cumplido ¡Cuánto amor habría en vuestros corazones!  

No os extrañe, os lo vuelvo a decir, el que sintáis este amor, porque ese amor os dice que sois Mis Hijos,  ¡Ah, y cuántos han juzgado mal!  Recuerden que el demonio no duerme y que todo aquello que Me agrada él se encargará de alejarlos, a Mis Hijos de la Luz y Mis escogidos serán confundidos.

Permaneced unidos en este amor, en la oración, AMAOS COMO YO OS AMO Y COMO MI PADRE ME AMA.  Os dije: “Sed perfectos como Mi Padre” y os digo: “Muchos no han entendido” y os lo digo: “Es este amor por el cual os haréis perfectos, porque debéis respetaros, amándoos como hermanos e hijos del mismo Padre, el cual os ama tanto”.  ¿Acaso no veis en Mi este amor? Es por eso que Yo os lo vine a enseñar.  No deseo que en vuestros corazones reine el egoísmo y la murmuración,  ámense, ámense mucho y veréis reinar Mi Corazón en el vuestro; eso es amar a Mi Padre y seréis perfectos como Él lo es.

Yo los bendigo y Mi Madre, la cual supo antes que nada amar a Mi Padre y con eso llegar a esa perfección; imítenla y seréis benditos de Mi Padre.

Hoy, en este día en que entregué Mi vida con gran amor, os lo vuelvo a decir: AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS, quitad de vosotros esa soberbia, esa falsa vanidad, sed sencillos, tened caridad verdadera, no hagáis las cosas por cumplidos, sino con todo amor y sinceridad, no seáis falsos ni hipócritas; cumplid como Yo os lo enseñé, vedme aquí en la Cruz, contemplad en Mi este amor, esta caridad, esta Misericordia, y, sobretodo esta paz que refleja Mi rostro a pesar del sufrimiento.  Así deseo veros:  LLENOS DE .

Viernes Santo, 8 de abril de 1977.
Sagrado Corazón de Jesús.

Siervos del Divino Amor

miércoles, 27 de abril de 2016

LIBRO 2 No. 7 YO ENCARNO EN VOSOTROS

  
"Yo encarno en vosotros".


 
Hijitos Míos:

Yo los amo mucho y nunca os daréis cuenta hasta donde llega Mi amor por cada uno de ustedes. Saben, Hijitos Míos, que Mi encarnación todos los días se repite en cada Consagración que se realiza en cada misa y en cada uno de ustedes al recibirme en vuestros corazones. Yo encarno en todo aquel que me ama y me recibe con verdadero amor, y no os dais cuenta de ello, que ¡YO ENCARNO EN VOSOTROS!, y que os transformáis en Mí, y que así deberíais de meditar en cada día que me recibís en vuestros corazones.

Decís que todo un Dios se anonadó en bajar en el vientre de una Virgen dignísima de ello, mas no os dais cuenta que Mi abajamiento es mayor al encarnar en cada uno de ustedes que sois muchas veces indignos y que me recibís fríos e indiferentes.

Creéis que cumplís y nada más, y no os ponéis a pensar en el gran amor que os tengo y no me abrazáis con ese amor con que Mi Madre lo hizo, con esa humildad que deberíais de hacerlo. Mi Madre Santísima Me acogió en Su seno llena de fuego y amor; sentía tanta alegría que deseaba gritar esta maravilla que se realizaba en Ella. Y ustedes, ¿cómo me reciben a Mí, al que es dueño absoluto de todo? ¿el que os ama tanto?, que lleno de fuego, de amor, se lanza a vuestros corazones.

¡Ah Hijitos Míos! ¡Cuántas indiferencias, cuánta frialdad hay en vuestros corazones! ¿Porqué Hijitos Míos? Yo os digo: Despertad, ved y Sentid las llamas de Mi Amor que desean envolveros en estas llamas de amor. Llenaos de Mi, Vivid en Mi y por Mi.

Yo los bendigo y os digo: Recibid Mi Corazón envuelto en llamas por cada uno de ustedes. Imitad a Mi Madre Santísima y pedid a los ángeles que os ayuden a alabar al Divino Verbo, que cada día encarna en cada uno de ustedes; y Yo os dije que aquel que comiere Mi carne y tomara Mi sangre viviría eternamente.

¿Acaso no os doy la vida?, No sólo la vida, la fortaleza, sino la vida eterna, porque Yo soy la vida misma. El que me recibe a Mí, recibe a Mi Padre, a la Santísima Trinidad. Por eso os hacéis templos vivos donde Yo tengo mi templo y en él habito.

25 de marzo de 1977, 9:05 a.m.

Sagrado Corazón de Jesús.

Siervos del Divino Amor